Dolor absoluto tras el accidente aragonés más grave de los últimos tres años

Los bomberos en el lugar del accidente
photo_camera Es el accidente más grave desde febrero de 2020

El accidente que se producía este pasado viernes en Torralba de Ribota (Calatayud) ha acabado con una familia zaragozana rota. Inés Bellido, embarazada de una niña, Tomás Aróstegui, su marido, y el hijo de ambos, de cinco años, morían calcinados al instante. También fallecía el conductor del otro vehículo, de 60 años, contra el que chocaron frontalmente.

Bellido trabajaba actualmente en la Cámara de Comercio, era directora de Proyectos especiales, y colaboraba en el Ayuntamiento de Zaragoza. Además, era afiliada del PP, partido que se encuentra “desolado” por el fatídico accidente. Muchas caras visibles de los populares han lamentado lo ocurrido y han expresado sus condolencias. Su marido, Tomás Aróstegui, era profesor en el colegio Montearagón.

Por otra parte, el conductor de 60 años contra el que chocaron frontalmente era un vecino de Cervera de la Cañada, lugar donde llevaba años viviendo. El dolor se ha trasladado también hasta el pueblo, que se encuentra a escasos cinco kilómetros del lugar del accidente.

Precisamente, este accidente ha resultado ser el más grave desde febrero de 2020, cuando murieron seis personas en un choque entre un tractor y una furgoneta en Caspe.