Detenido por tercera vez en una semana por cometer varios robos con fuerza

La Policía Nacional detuvo este lunes a un joven de 19 años por tercera vez en menos de una semana. Se le considera autor de tres robos con fuerza en un domicilio y dos comercios, respectivamente. El detenido emprendió la huida al percatarse de la presencia policial y mostró una fuerte resistencia a la autoridad.

Zaragoza.- Agentes de la Policía Nacional detuvieron este lunes a un joven de 19 años, M.G.M., como presunto autor de tres delitos de robo con fuerza.

Tras la denuncia presentada por un ciudadano, víctima de un robo en el interior de su vivienda, se inician unas investigaciones por parte de funcionarios adscritos al Grupo de Investigación de la Comisaría de Delicias, en colaboración con el Grupo de Robos de la Brigada de la Policía Judicial. Fruto de estos trabajos, se identifica y se detiene al presunto autor de los hechos, el viernes 4.

El autor de estos hechos resultó ser un vecino, que pernoctaba en la escalera del inmueble donde se produjo el robo. Según las investigaciones, había accedido a través de la terraza comunitaria al balcón del perjudicado con el propósito de sustraer todas las herramientas como aparejos de pesca y otros enseres. El valor de lo sustraído alcanza un valor total de 2.600 euros y se ha recuperado parte del botín.

Una vez pasó a disposición judicial y fue puesto en libertad, volvió a ser detenido al día siguiente por miembros de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana, cuando intentaba acceder al interior de un local serrando los barrotes de la reja de cierre en el residencial Nuevo Aragón, situado en la calle de Pilar Sinués y Navarro.

Tras tramitarse las correspondientes diligencias en el Grupo de Policía Judicial de la Comisaría de Delicias, el detenido fue puesto a disposición de la autoridad judicial y se decretó, nuevamente, su libertad por el Juzgado de Instrucción de Guardia.

Dos días después, el lunes 7 de noviembre, fue detenido por la noche al ser sorprendido mientras serraba los barrotes de la reja de un local anexo al que había intentado acceder el día anterior, situado en la calle de Santa Orosia.

En sendas ocasiones, el detenido emprendió la huida al percatarse de la presencia policial, mostrando una fuerte resistencia a la acción de la autoridad policial.