Detenido un clan familiar en Zaragoza y alrededores dedicado al tráfico de cocaína

En total son una veintena de detenidos que no dudaron en utilizar menores de edad para intentar deshacerse de la droga
photo_camera La Policía Nacional ha detenido a un clan familiar, con residencia en Cuarte de Huerva, dedicado al tráfico de cocaína en Zaragoza.

La Policía Nacional ha detenido a un clan familiar dedicado al tráfico de cocaína en Zaragoza y alrededores. Se trata de un grupo altamente especializado que abarcaba todos los ámbitos de la venta de cocaína, desde la compra de grandes cantidades hasta su entrega al cliente final. En total se ha detenido una veintena de personas, de origen colombiano, de los que ocho ya han ingresado en prisión. Una vez iniciada la operación policial, los detenidos no dudaron en utilizar a menores de edad para intentar deshacerse de la droga.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de noviembre de 2023 tras recibir varias informaciones sobre una posible trama de tráfico de sustancias estupefacientes. En este caso, una pareja de origen colombiano y con residencia en Cuarte de Huerva estarían distribuyendo cocaína a multitud de clientes en Zaragoza y poblaciones cercanas.

Los agentes del Grupo de Estupefacientes, tras comprobar estas informaciones, pudieron identificar plenamente a estas personas y a otra pareja también de origen colombiano, los cuales eran jefes de los primeros. Pero la relación entre estas dos parejas no sólo era profesional, sino también familiar.

Los investigadores se centraron en los miembros de la misma familia, comprobando que la forma de delinquir era muy similar en todos ellos. Su actividad ilícita consistía en repartir la sustancia estupefaciente a multitud de clientes por ellos mismos o a través asalariados, personas muy cercanas a su entorno.

Como es natural en este tipo de grupo criminales siempre hay algún miembro destacado del resto. En este caso la segunda pareja identificada, con residencia en La Muela, eran los encargados de proporcionar la droga al resto de la organización a través de proveedores de fuera de Zaragoza.

El nexo de todo este clan ellos era el apellido familiar, con el que se aprovechaban para el abastecimiento de la droga, pero eran libres para buscar sustancias en otros mercados o a través de otros traficantes sin pasar por los miembros destacados.

Es así como los agentes averiguaron que uno de los miembros acababa de aprovisionarse, de manera independiente, de un kilo de cocaína, siendo localizado y detenido con la sustancia en el interior de una mochila.

Una veintena de personas detenidas, de origen colombiano, y ocho de ellos ya han ingresado en prisión.
En total se incautaron de 6,5 kilos de cocaína, parte de ella ya preparada en dosis individuales listas para su venta

PRIMERA FASE: 10 DETENIDOS

En esta primera etapa procedieron a la detención de este hombre y otros nueve integrantes, realizando a su vez varios registros domiciliarios y de vehículos. En total se incautaron de 6,5 kilos de cocaína, parte de ella ya preparada en dosis individuales listas para su venta y otra parte sin manipular. También se intervinieron multitud de efectos para cortar, manipular y preparar la droga en dosis individuales como básculas, bolsas, cierres, sustancia de corte, etc.

En uno de los registros realizados, mientras los agentes esperaban la llegada de la comisión judicial, sorprendieron a una menor de 17 años y a otro de 12 años abandonando la vivienda con un kilogramo de cocaína y otros efectos utilizados para el tráfico de drogas.

SEGUNDA FASE: 10 DETENIDOS MÁS

Días después, los investigadores detuvieron a otros cuatro miembros justo en el momento en que trataban de ocultar parte de la droga (más de 600 gramos de cocaína), dinero en efectivo (45.000 euros) y útiles para su manipulación en una motocicleta que utilizaban para repartir a sus clientes por toda la ciudad.

También procedieron a la detención de otras tres personas, estas dedicadas a la venta al menudeo al cliente final y a los tres miembros del clan familiar, responsables directos del tráfico de drogas y de tener trabajando para ellos a otros.

Todos los detenidos, dada la gravedad de los hechos, fueron puestos a disposición judicial, habiéndose decretado para ocho de ellos prisión provisional y para el resto otras medidas cautelares de control sobre su libertad de movimientos.

Con la Operación Cumbre se da por desarticulado un grupo criminal muy activo y de gran relevancia en el mercado ilícito de venta de cocaína en Zaragoza y poblaciones cercanas, habiendo detectado que tenían una ingente cartera de clientes o consumidores finales, así como que su única fuente de ingresos eran las ganancias de les proporcionaba la venta de droga.