Detenidas dos personas en Caspe por cometer varios robos en los últimos cuatro meses

Se intervino una bomba eléctrica de succión de gasoil con manguera, que había sido utilizada para la sustracción de los 200 litros de gasoil
photo_camera Se intervino una bomba eléctrica de succión de gasoil con manguera, que había sido utilizada para la sustracción de los 200 litros de gasoil

La Guardia Civil ha logrado esclarecer varios robos ocurridos en Caspe en los últimos cuatro meses. Los agentes han detenido a dos personas tras localizar en su domicilio diversos efectos que procedían de los ilícitos ocurridos en dicha población. Se les imputan tres delitos de robo con fuerza en las cosas y otro de hurto, además de constarles una requisitoria en vigor de un Juzgado de Tarragona, por un presunto delito de robo con fuerza.

Dicha investigación se inició con motivo de los últimos robos cometidos en la zona de Caspe donde fueron sustraídos multitud de efectos, tanto herramientas, como material de pesca, remolques, gasoil, etc. De la información obtenida durante estos meses, los investigadores lograron obtener la identidad de un varón, al que le constaban multitud de antecedentes por delitos contra el patrimonio, que podría estar implicado en los ilícitos y que residiría en la zona de pescadores de la citada ciudad. Una vivienda en régimen de alquiler que podría estar siendo utilizada como lugar de almacenaje de los efectos sustraídos.

Tras ponerse en contacto la Guardia Civil con el propietario del inmueble, éste comunicó que tenía arrendada la vivienda a un matrimonio, pero los almacenes anexos a la misma no estaban alquilados. Los investigadores, durante una de las inspecciones por la zona observaron que en la parte exterior del domicilio se encontraba un remolque que se correspondía plenamente con uno que había sido sustraído recientemente en Caspe, además de observar cómo las puertas de los almacenes se hallaban forzadas.

Por todo ello, este martes 26 de diciembre, los agentes se personaron en el domicilio de los sospechosos, encontrándose únicamente en el interior una mujer que les comunicó que su esposo estaba a punto de regresar. Mientras se producía esta entrevista los investigadores observaron la llegada del esposo a la vivienda en su vehículo, el cual, al percatarse de la presencia policial, aceleró el turismo abandonando el lugar a gran velocidad. La Guardia Civil inició su seguimiento y lo localizaron en las inmediaciones, trasladándolo hasta su vivienda donde se llevó a cabo un registro.

En dicho lugar fueron hallados diversos efectos que procedían de robos ocurridos en Caspe, cometidos entre septiembre y diciembre. Concretamente un remolque, tres placas de vehículos, un depósito de 1.000 litros de capacidad, multitud de material de pesca, varias garrafas que contenían 200 litros de gasoil y el depósito de combustible de una embarcación. En el interior de un turismo que estaba estacionado en la parte lateral de la vivienda, propiedad de la mujer, se intervino una bomba eléctrica de succión de gasoil con manguera (también procedente de otro robo), que había sido utilizada para la sustracción de los 200 litros de gasoil que robaron del depósito de camiones.

Dentro de los almacenes, cuyas puertas estaban forzadas, se hallaba otro turismo también propiedad de los moradores, determinando al mismo tiempo que varias herramientas que se hallaban en dicho lugar habían sido sustraídas. Posteriormente se localizó en una explanada de otra zona de la población, un segundo remolque que el sospechoso sustrajo y abandonó en dicho lugar.

Por todos estos hechos, este matrimonio español fue detenido, imputándole al varón tres delitos de robo con fuerza en las cosas y otro de hurto. A ambas personas les constaba una requisitoria en vigor de búsqueda, detención y personación, dimanante de un Juzgado de Tarragona, por un presunto delito de robo con fuerza en las cosas. Además, el detenido carecía de permiso de conducción por sentencia judicial en vigor.