La defensa del acusado de matar a un indigente en Zaragoza pide su absolución y tilda de "chapuza" la investigación

Fiscalía y la acusación particular mantienen su petición de 22 años de cárcel para el acusado de matar a un indigente en la avenida de Cataluña de Zaragoza el 5 de enero de este año. Sin embargo, la defensa sostiene que es inocente porque no hay pruebas que le incriminen y tilda de "chapuza" la investigación policial.

Zaragoza.- "En 27 años de ejercicio profesional no hemos visto semejante chapuza". Así se ha referido el abogado José Luis Melguizo a la investigación policial practicada para esclarecer el asesinato del indigente Said el 5 de enero de este año en la avenida de Cataluña de Zaragoza.

Melguizo defiende al único acusado por este crimen, Jorge Callejas, que se enfrenta a 22 años de cárcel y al pago de más de 80.000 euros de indemnización por asesinato. Este martes y durante alrededor de una hora ha vuelto a pedir su absolución porque está convencido de que es inocente y de que en este caso "se han hecho las cosas muy muy mal y todo en perjuicio de Jorge", lo que a su juicio es "intolerante". "Lo que nos parece más grave todavía es cerrar un homicidio en falso. Es coger a una persona que pasaba por allí, que aparece en las grabaciones y, sin ningún indicio, detenerlo, sentarlo en el banquillo y acusarlo de asesinato", ha señalado este letrado.

"¿Qué motivos puede tener para propinar esa brutal paliza a Said?", ha preguntado Melguizo al jurado que decidirá si su defendido es o no culpable de este asesinato. "Ninguna", es la respuesta que ha dado este letrado, quien ha destacado que Jorge Callejas y Said "se acababan de conocer", "no hay causa para que las relaciones entre ellos estén deterioradas" y "no se ve ningún incidente entre ellos", como este lunes relataron los testigos. Defiende, como ya apuntó el propio acusado, que Jorge Callejas se acercó a Said para tranquilizarlo porque le vio alterado, pero no le agredió.

También ha destacado que su cliente "no ha incurrido en ninguna contradicción" como sí ha hecho, según ha defendido en su informe final, el testigo que pasaba por la zona y encontró a Said bajo una furgoneta. El abogado defensor ha lamentado que las acusaciones estén basadas "en sospechas y suposiciones" y ha recordado al jurado que el Tribunal Supremo "no permite una condena en base a sospechas".

Las acusaciones mantienen que el acusado es el único culpable

Por el contrario, tanto la Fiscalía como la acusación particular -ejercida por el abogado Javier Notivoli en nombre de la familia de la víctima- han considerado probado que Jorge Callejas es la única persona responsable de la muerte de Said. La fiscal ha argumentado que las cámaras de seguridad de la zona grabaron al acusado en el lugar y aunque éstas no filmaron la agresión, es "imposible" que pudiera aparecer una tercera persona "como se pretende decir para introducir la duda".

"Si hubiese estado, la hubiesen grabado las cámaras, la habría visto el testigo y el acusado", ha señalado la fiscal. Además, ha destacado que existe la prueba "convincente" del ADN del fallecido que se encontró en una gota de sangre en un pantalón del acusado. La fiscal considera así que se trata de un asesinato porque el ataque fue "sorpresivo".

En la misma línea, el abogado Javier Notivoli, que ejerce la acusación particular, ha considerado que "no tiene lógica" que apareciera una tercera persona en escena para matar a Said. También ha invitado al jurado a "interpretar el silencio" que Jorge Callejas ha guardado hasta este lunes, cuando se declaró inocente. Y es que el acusado "se mantuvo tranquilo cuando le detuvieron" y no ha declarado durante la instrucción, ha recordado Notivoli.

Este letrado acusa a Jorge Callejas también por asesinato por la "fuerza, saña y crueldad" empleada en la agresión, tal y como han destacado los forenses.

Una muerte "violenta"

Antes de la exposición de informes finales, los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) Juan Antonio Cobo, Salvador Baena y Paulino Querol han explicado que Said murió de una forma "violenta" tras recibir varios golpes con un objeto "romo", es decir, sin bordes cortantes. Ahora bien los forenses no han podido precisar si fue con los patines que llevaba el acusado o con otro objeto.

La causa inmediata de la muerte fue el "fracaso total después de que el cerebro llegara a herniarse por el desplazamiento de masas". A ello se suman las lesiones encefálicas y asfícticas por estrangulación. A este respecto el médico forense Antonio Cobo ha señalado que el autor de tal agresión "llegó a lesionar la zona anterior vertebral, lo que requiere fuerza y técnica". "Hay que saber estrangular porque además esto tiene la ventaja para la persona que mata de que le deja una mano libre", ha apuntado.

Las manchas de sangre encontradas en la zona, que abarcan desde la acera hasta la fachada, a más de dos metros de altura- revelan que la víctima fue golpeada en distintas posiciones. Los forenses han hecho hincapié además en que no se defendió.

Este miércoles se entregará el objeto del veredicto al jurado y a partir de entonces decidirá si el acusado es o no culpable. Después, el juicio quedará visto para sentencia.