Cuatro personas rescatadas en el Pirineo aragonés este fin de semana

El fin de semana se salda con cuatro rescates en las montañas aragonesas
photo_camera El fin de semana se salda con cuatro rescates en las montañas aragonesas

Los Grupos de Rescates e Intervención en Montaña han tenido que realizar hasta cuatro rescates en el Pirineo aragonés a lo largo de este fin de semana, tres el viernes y uno el sábado. Entre ellos, han atendido a una montañera con un esguince de rodilla, a un escalador que había sufrido una caída, a un hombre que se había perdido y a una mujer con una hipotermia.

A las 8.05 horas del pasado viernes, 25 de agosto, la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca recibió un aviso en el que se informaba de que una montañera en el Refugio del Ángel Orús no podía continuar por sus propios medios por un esguince de rodilla. Hasta el lugar acudieron especialistas del Greim de Benasque, la Unidad Aérea con base en Benasque y una sanitaria del 061. La mujer, natural de Zaragoza, fue trasladada en helicóptero a Benasque.

Sobre las 10.15 horas, se alertó de que un escalador -de 34 años y vecino de A Coruña- se había caído en el Pico Aspe al romperse una presa de mano. Como consecuencia, se dañó la pierna izquierda a la altura del tobillo. Tras llegar a la zona, fue localizado y el operativo de rescate lo evacuó hasta el Hospital de Huesca.

Durante la misma jornada, a las 20.40 horas, se dio aviso de que un varón con síntomas de agotamiento se había perdido en las proximidades del Ibón de Barbarisa, en el término municipal de Sahún. En torno a las 23.52 horas lograron encontrarlo y le proporcionaron ropa de abrigo, agua y comida. Ya a la 1.30 se trasladó a la víctima, un hombre de 65 años procedente de Irún, a su vehículo particular.

El único aviso de la jornada del sábado llegó a las 9.30 horas, en el que el guardia del Refugio de Bachimaña informaba de que, sobre las 8.30, había llegado una mujer con una hipotermia leve con toda la ropa mojada, en un gran estado de nerviosismo y que era necesario evacuarla de dicho refugio, ya que por sus propios medios es incapaz de caminar. Después se supo que se había marchado de dicho refugio el 20 de agosto tras permanecer allí durante varios días, con lo cual era conocida por el personal. Tras recibir el aviso, los familiares de esta persona se trasladaron hasta el refugio, pero debido a su nerviosismo, y ya que tomaba medicación crónica, se desplazaron a la zona especialistas del Greim de Panticosa, la Unidad Aérea de Huesca y un médico del 061. Finalmente, esta zaragozana de 27 años fue trasladada al Hospital San Jorge para exploración y cuidados.