Cae un ladrón itinerante que desvalijaba casas de ancianas simulando ser de compañías eléctricas

El hombre accedía, simulando ser trabajador de compañías eléctricas, a casas de las víctimas y les desvalijaba tanto el dinero efectivo como joyas, ascendiendo la suma a más de 24.000 euros
photo_camera El hombre ha sido detenido por la Policía Nacional

Un hombre de 35 años de edad ha sido detenido en Zaragoza por la Policía Nacional como presunto responsable de tres delitos de hurto y un cuarto en grado de tentativa. En concreto, se hacía pasar por empleado de una compañía eléctrica para acceder a casas de ancianas y desvalijarles tanto dinero en efectivo como joyas, ascendiendo la suma total a más de 24.000 euros.

La investigación se inicia por parte del Grupo de Delincuencia Itinerante de la Brigada de Policía Judicial al detectar la comisión de varios ilícitos contra el patrimonio en las últimas semanas en Zaragoza, por parte de un individuo que, simulando ser operario de compañías eléctricas, accedía al domicilio de las víctimas, todas ellas mujeres de avanzada edad, y tras ganarse su confianza les hurtaba joyas y dinero en efectivo del interior de las diferentes habitaciones de la vivienda.

En concreto, los cuatro hechos tuvieron lugar durante el mes de diciembre del año pasado, logrando el autor hurtar 2.000 euros en efectivo y joyas valoradas en más de 22.000 euros en total.

UNA DE ELLAS DESCONFIÓ DE INMEDIATO

Se da la circunstancia de que una de las cuatro víctimas desconfió inmediatamente de este supuesto trabajador, ya que era conocedora de que estas empresas siempre avisan por teléfono al cliente antes de acudir al domicilio, por lo que lo despachó rápidamente para que se fuera de su casa e interpuso la correspondiente denuncia ante la policía.

Los investigadores, tras realizar las gestiones policiales pertinentes, lograron identificar y localizar al presunto responsable de los hurtos, que fue detenido en la localidad de Aranjuez el pasado 14 de abril.

Este individuo contaba con casi una treintena de antecedentes policiales y ya había sido detenido por hechos similares en otras provincias de España, utilizando siempre un mismo modus operandi, consistente en hacerse pasar por un técnico de una empresa de suministro eléctrico para acceder al interior del domicilio de la víctima, argumentando que tenía que comprobar los puntos de luz por un posible riesgo de incendio por sobrecarga.

A continuación, llevaba a las víctimas a la toma de la vivienda más alejada de los dormitorios, momento en el cual y tras dejar la puerta del domicilio sin cerrar, aprovechaba otro individuo para entrar y sustraer el dinero y las joyas.

El detenido fue puesto horas después a disposición del correspondiente Juzgado de Instrucción de Guardia, quedando en libertad con cargos tras ser oído en declaración.