Así fue la negociación entre la Policía Nacional y el hombre atrincherado tras pegar una paliza a su tío

En el vídeo se ve a uno de los negociadores atrayendo al sobrino a la ventana para que los GOES accedan por la puerta de entrada
photo_camera Los hechos sucedieron el pasado lunes sobre las 23.50 horas

La Policía Nacional ha compartido un vídeo que muestra la negociación con el hombre atrincherado en su vivienda en Zaragoza tras pegar una paliza a su tío. En el vídeo se ve a uno de los negociadores atrayendo al agresor a la ventana para que los GOES accedan por la puerta de entrada. En el interior se hallaba semiinconsciente la víctima y gracias a la rápida intervención de los agentes consiguen salvarle la vida.

Los hechos sucedieron el pasado lunes sobre las 23.50 horas cuando varios vecinos vieron a un hombre arrastrar por el suelo a otro hasta meterlo en su domicilio. Al parecer el tío estaba enfermo y las discusiones y peleas eran muy frecuentes entre ellos. Minutos antes del suceso habían escuchado fuertes golpes e, incluso, gritos de auxilio, observando después cómo el sobrino arrastraba de los pelos a su tío por el rellano, al parecer inerte o inconsciente, metiéndolo en casa.

Cuando los agentes se personaron en la vivienda, indicaron al presunto autor de los hechos que abriese la puerta. Sin embargo, se negó en todo momento, insultando y amenazándoles de muerte. Incluso llamó al 091 haciéndose pasar por su tío, diciendo que si la policía no se iba del lugar pondría una queja. 

Ante tal violencia, se solicitó la presencia del Equipo de Negociación Territorial y del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) activando el Protocolo de Actuación ante Incidentes Críticos. El equipo intentó negociar con los moradores del domicilio, pero solo obtuvieron respuestas violentas por parte de un solo habitante. Fue por ello que los agentes sospecharon que el familiar estaría herido en el interior, y se comprobó que el sobrino tenía más de 30 antecedentes penales, siendo uno de ellos por tentativa de homicidio. 

Fue entonces cuando los agentes entraron en el piso, localizando en el salón a un hombre gravemente herido y en estado de semiinconsciencia. Fue trasladado urgentemente al hospital donde le diagnosticaron fracturas en múltiples costillas, neumotórax provocado por estas lesiones, edema cerebral por traumatismo craneal y policontusiones en la cara, siendo su estado "muy grave", ya que además tenía previamente diagnosticadas varias patologías de corazón y riñón.