A prisión por concertar citas mediante la app de Grindr y robar y agredir sexualmente a sus víctimas

El detenido quedaba con sus víctimas mediante la app de citas de Grindr
photo_camera El detenido quedaba con sus víctimas mediante la app de citas de Grindr

Un joven de 29 años ha sido detenido el pasado 5 de septiembre por robar con violencia y agredir sexualmente a sus citas que concertaba a través de la app Grindr. El detenido pasó a disposición judicial, ante el Juzgado de Instrucción Once en funciones de guardia, que decretó su ingreso en prisión.

Los hechos sucedieron el pasado 31 de agosto en el domicilio de la víctima en el centro de Zaragoza. Según denunciaba, la víctima había conocido a otro chico a través de esta famosa aplicación de citas, por lo que tras quedar en varias ocasiones y fuera del domicilio ese día decidieron subir juntos a casa. Una vez allí, el autor esgrimió un cuchillo y le amenazó para sustraerle 500 euros en efectivo y el teléfono móvil, por lo que abandonó rápidamente la vivienda.

El modus operandi era siempre el mismo: el autor, mediante dicha app de contactos, localizaba a posibles víctimas y concretaba citas íntimas ganándose su confianza. Cuando conocía a sus víctimas en persona, continuaba engatusándolos para que le invitaran a su casa, o si no resultaba, suministrarle sustancias psicotrópicas para mermarles su capacidad cognitiva y poder agredirles sexualmente, sustraerles dinero y los terminales telefónicos.

Se le imputan varios delitos de robo con violencia, lesiones y agresión sexual con penetración. El autor es un joven que sumaba más de una veintena de antecedentes policiales. Además, le constaba una requisitoria policial de los Mossos d’Escuadra por unos hechos similares que habían sucedido en Barcelona el pasado 26 de julio. En este caso, y con el mismo modus operandi, el autor contactó con otro joven con el que estuvo hablando varios días a través de esa misma aplicación de citas. Se conocieron en persona, pero la víctima no quería tener ningún tipo de relación con él, así que éste aprovechó un momento dado para suministrarle gran cantidad de benzodiacepinas, llevarlo a casa de la víctima, agredirlo sexualmente con penetración y sustraerle más de 500 euros y el teléfono móvil.