Zaragoza se suma a los barrios bohemios de la Europa vintage

La Placica Vintage ha hecho retroceder a Zaragoza unas décadas en el tiempo a través de un mercadillo de productos de segunda mano al más estilo europeo. Una iniciativa muy común en muchos barrios bohemios del continente y que ha buscado revitalizar el barrio de San Pablo. El proyecto ha tenido muy buena acogida entre los ciudadanos.

Zaragoza.- Cámaras Polaroid, discos de vinilo, bicicletas antiguas… La plaza de Las Armas de Zaragoza se ha convertido este domingo en un espacio retro gracias a la iniciativa La Placica Vintage. Un mercadillo en el que emprendedores creativos, artistas y artesanos se han dado cita para vender sus productos de segunda mano, que ha permitido a los asistentes volver a las décadas de los 50, 60 ó 70.

La iniciativa está enmarcada dentro de la celebración de la Semana de Europa que cada año organiza el Ayuntamiento de Zaragoza y ha sido organizada por Zaragoza Activa. Para el director de esta entidad, Raúl Oliván, este proyecto “pretende poner en valor el barrio de San pablo, el Caso Histórico y activar la economía”.

En este sentido, Oliván ha explicado que pretenden que los ciudadanos conozcan esta parte de la ciudad que es “muy desconocida para la mayoría” y dar la oportunidad a los emprendedores creativos del barrio de darse a conocer. “De esta forma queremos generar un poco de identidad cultural, de idiosincrasia, dándole un aroma de barrio europeo: bohemio, moderno y dinámico”.

Precisamente, es ese espíritu europeo el que viene promoviendo Zaragoza Activa en los últimos meses con diferentes actividades. Sin embargo, Oliván considera que la capital aragonesa necesita creer más en su cultura europea. “Hay muchas iniciativas privadas, asociativas, etc que generan proyectos que son merecedores de premios y menciones incluso a nivel europeo, pero nos vendemos muy poco. Tenemos que dar un paso adelante, pensarlo menos y hacerlo más”, ha añadido.

Las miles de personas que han pasado por la Placica Vintage confirman el éxito de la convocatoria. Y la mayoría coincide en la necesidad de más iniciativas de este tipo para revitalizar los barrios de la ciudad.

Para animar la velada no ha faltado la música con un concierto a cargo de Family Elan y cuatro djs con una selección en vinilo de música europea. Un broche de oro para una cita cosmopolita que aspira a consolidarse entre los zaragozanos.