Viajes combinados en el puente de la Constitución: qué son y qué hay que tener en cuenta

Un viaje combinado es aquella modalidad que combina, al menos, dos servicios para un mismo viaje o vacación
photo_camera Un viaje combinado es aquella modalidad que combina, al menos, dos servicios para un mismo viaje o vacación

Ante el inminente puente festivo de la constitución o de las fiestas navideñas, es habitual que muchas personas hayan contratado un viaje combinado a través de una agencia de viajes. Un viaje combinado es aquella modalidad que combina, al menos, dos servicios para un mismo viaje o vacación (por ejemplo, transporte + alojamiento), a un precio global y cuya duración sobrepase las 24 horas o incluya una noche de estancia.

Tal y como advierten desde la Unión de Consumidores de Aragón, debe contratarse en un único punto de venta y deberá ser anunciado o vendido como “viaje combinado” o bajo una denominación similar que denote una conexión estrecha entre los servicios como, por ejemplo, “oferta combinada”, “todo incluido” o “paquete turístico o vacacional”.

CONSEJOS PARA EL VIAJERO ANTES DE CONTRATAR

Antes de realizar el viaje, el viajero debe conocer cierta información relativa a la escapada. La principal es que el viaje disponga de las características básicas de los servicios del viaje tales como el destino o los destinos, el itinerario y los periodos de estancia con sus fechas.

Además, también se debe proporcionar al viajero los medios de transporte, sus características así como los puntos, fechas y horas de salida y regreso, la duración, los lugares de parada y las conexiones del transporte. Otros datos como las comidas previstas, las visitas, excursiones u otros servicios incluidos en el precio acordado también se deben facilitar antes del viaje.

Otros datos que son obligatorios que el que contrata el viaje tenga es el nombre del organizador y su dirección, el precio total de viaje combinado con todos los impuestos incluidos, las diferentes modalidades de pago y el número mínimo de personas para la realización del viaje.

Es importante tener en cuenta la información relativa al pasaporte y visado, la resolución del contrato, la información sobre la suscripción de un seguro facultativo así como la información exigida por la normativa vigente en materia de protección de datos de carácter personal.

¿QUÉ SUCEDE SI EL ORGANIZADOR SE VE OBLIGADO A MODIFICAR ALGUNA DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL SERVICIO?

Si antes del inicio del viaje combinado el organizador se ve obligado a modificar sustancialmente alguna de las principales características de los servicios de viaje a que se refiere el artículo 153.1.a), no puede cumplir con alguno de los requisitos especiales a que se refiere el artículo 155.2.a) o propone aumentar el precio del viaje en más del ocho por ciento de conformidad con el artículo 158.2, el viajero podrá, en un plazo razonable especificado por el organizador, aceptar el cambio propuesto o resolver el contrato sin pagar penalización.

Cuando las modificaciones del contrato de viaje combinado o el viaje combinado sustitutivo den lugar a un viaje combinado de calidad o coste inferior, el viajero tendrá derecho a una reducción adecuada del precio.

¿Y SI NOS CAMBIAN LA CATEGORÍA DE LOS HOTELES O LA UBICACIÓN?

En caso de que a la hora de contratar el viaje se hayan tenido en cuenta algunas características como la categoría de los alojamientos y su ubicación, y antes o durante el viaje se cambia la ubicación o la categoría sin previo aviso hay varias cosas que se pueden hacer como consumidor.

Como viajeros se puede presentar una reclamación por el incumplimiento o cumplimiento defectuoso de los servicios que integra el viaje. Además, se debe informar al organizador ante cualquier falta de conformidad que se observe durante la ejecución de un servicio de viaje incluido en el contrato.

Si cualquiera de los servicios incluidos en el viaje no se ejecuta de conformidad con el contrato, el organizador y, en su caso, el minorista deberá subsanar la falta de conformidad, salvo que resulte imposible o si ello entraña un coste desproporcionado, teniendo en cuenta la gravedad de la falta de conformidad y el valor de los servicios de viaje afectados. Por último, si el organizador o el minorista no subsanan la falta de conformidad en un plazo razonable establecido por el viajero, el propio viajero podrá hacerlo y solicitar el reembolso de los gastos necesarios.