Viaje a ocho patas: estos abueletes peludos de Zaragoza superan más de 320 kilómetros en el Camino de Santiago

Coco y Samsón, los perros de Inés Fernández, disfrutan de los campos verdes de Galicia y viven aventuras durante el Camino de Santiago Primitivo

2
photo_camera La zaragozana Inés Fernández ha recorrido el Camino de Santiago Primitivo con sus perros Coco y Samsón

Se podría decir que la zaragozana Inés Fernández ha dado la vuelta al mundo y es que no hay nada que la motive más como recorrer lugares que desconoce. Ha viajado a un total de 86 países distintos y lugares tan dispares entre sí como la Antártida o Turkmenistán. Así lo inmortaliza en su Instagram (@misviajesporahi) donde acumula más de diez mil seguidores. Cuenta que ha viajado sola, en pareja, en grupo… pero nunca acompañada de perros hasta que decidió emprender el Camino de Santiago Primitivo con sus dos perros, Coco y Samsón. Y, sin duda, es como “más” le gusta viajar.

Inés, Coco y Samsón han recorrido más de 320 kilómetros en veinte días desde Oviedo hasta Santiago de Compostela. Aunque lo sorprendente es la edad de los canes, Coco tiene once años y Samsón diez. Inés Fernández asegura que, a pesar de que se los considere ya “mayores”, “no se han cansado en ningún momento”. De hecho, cuando ella se sentaba para descansar, ambos perros corrían y saludaban a los peregrinos que allí pasaban “con vitalidad”. La zaragozana reivindica que ser mayores no significa que estén “mal” de salud y pueden llegar a conseguir objetivos como este.

10
Han recorrido más de 320 kilómetros en veinte días desde Oviedo hasta Santiago de Compostela

UNA HISTORIA DE AMOR A PRIMERA VISTA

En agosto del pasado año, decidió emprender una nueva aventura: acoger a perros mientras les buscaba un nuevo hogar. A través de las redes sociales de SOS Abuelos, dedicados a informar sobre perros mayores de siete años que se quedan sin dueño, Inés Fernández vio que en Zaragoza (Cartujos) se encontraban Coco y Samsón. La "instagramer" no dudó en acogerlos, pero todos sus planes se “truncaron” el primer día cuando se enamoró de ellos y decidió adoptarlos ese mismo día.

“Para los perros pequeños y viejos puede ser peligroso estar en la perrera”, informa. La zaragozana lamenta el contraste “bestia” que sufren. “Los perros mayores merecen una oportunidad. Un perro que lleva 12 años viviendo en una casa, recibiendo amor, de repente se queda sin dueño y no entiende nada y está dentro de una jaula”.

7
Inés acogió a sus dos perros "ancianos" para darles una oportunidad

UN VIAJE A OCHO PATAS

Coco y Samsón llevaban unos cuantos meses sin pasear cuando los adoptó, debido a que no permiten a los voluntarios de las perreras darles paseos. Comenzaron dando pequeños paseos por senderos de Zaragoza que poco a poco se fueron alargando. Fue en ese momento en que Inés Fernández decidió que quería viajar con ellos y que mejor forma que realizando el Camino de Santiago Primitivo, donde los perros pueden “pasear y correr”.

La zaragozana recuerda con mucho cariño el momento en el que por fin llegaron a Santiago. “Sentí un amor absoluto y un orgullo brutal hacia mis perros. Pensé que lo habíamos conseguido y que podíamos hacer lo que quisiéramos”, rememora. Para ella fue un gran punto a favor de los perros mayores porque pudo demostrar que ellos (o al menos los suyos) son capaces.

4
La zaragozana recuerda con mucho cariño el momento en el que por fin llegaron a Santiago

Aunque fue un final dulce para los tres, los comienzos fueron difíciles. Nada más comenzar el camino, un perro mordió a Samsón en Cueto (Oviedo) y le tuvieron que llevar al hospital. La zaragozana reivindica el problema que existe en Asturias y Galicia “por el ataque de perros sueltos a peregrinos y a otros perros”. En su caso, a pesar de denunciar el hecho se ha archivado el caso.

Pararon durante cinco días en un albergue de Cornellana en el que fueron muy comprensivos con la situación, “una de cal y otra de arena, después de un mal día tienes un muy buen día y te encuentras a gente buena por el camino”. Inés Fernández decidió seguir con el camino al ver la rápida recuperación de su perro y una vez le dijeron los veterinarios que era “completamente seguro”.

Siempre ha sido muy consciente de que sus perros iban a marcar el ritmo del recorrido. Por este motivo, prefería dividir las etapas en dos y no le importaba quedarse un par de días en el mismo sitio. Si bien es cierto, “nunca vi cansados a mis perros”, afirma. Se lo demostraron y la impresionaron cuando realizaron la etapa de “los hospitales”, la más “dura” del camino por sus 26 kilómetros sin fuentes de agua ni bares y pocas sombras. La peregrina cuenta que ella se racionó el agua, pero sus perros bebieron “todo lo que quisieron”. En toda esa etapa siquiera se tumbaron a descansar cuando ella lo hacía.

17
Lo que más ha llenado a Inés ha sido observar como Coco y Samsón “disfrutaban de la naturaleza"

La ventaja de viajar con perros, explica Fernández, es que “siempre están de buen humor, son muy cariñosos y no tienen días malos como los humanos”. Aunque lo que más le ha llenado era observar como Coco y Samsón “disfrutaban de la naturaleza y ver lo bien que se lo pasaban por el campo”. Además de eso, reconoce que tener perros la ayuda a socializar con otros peregrinos y se siente más segura teniéndolos al lado.

ALBERGUES PET FRIENDLY

Cuando realizas un recorrido de estas características, los lugares donde alojarse se reducen considerablemente. Para cualquiera que desee realizar en Camino de Santiago Primitivo con perros, Inés Fernández ha publicado todo su recorrido en Instagram para servir de guía a otros peregrinos. Asimismo, ha publicado el listado de albergues pet friendly en los que se alojó. Aunque recomienda llamar antes para asegurarse de que los van a admitir.

Los precios de los albergues y hostales rondan los ocho y los veinte euros. La gran ventaja es que al ir con perros, en la mayor parte de ocasiones tenía una habitación sola para los tres. En otras, tuvo que pagar una habitación de hotel (50 euros) para no tener que compartir porque es consciente de que los perros se despiertan con cualquier ruido y pueden molestar a otros peregrinos.

5
Inés ha publicado en sus redes sociales albergues pet friendly para realizar el Camino de Santiago

Esta última situación se dio cuando una pareja se quejó de la zaragozana y sus perros e incluso agredió a Samsón por no soportar tener este tipo de animales en el hostal que habían escogido. A pesar de ser un albergue que permite perros, el dueño decidió echar a Inés y tuvo que abandonar el hostal.

PRÓXIMOS VIAJES

A pesar de que han pasado varios días desde que terminó el viaje, Coco se sigue despertando a las siete de la mañana “con ganas de pasear”. Por eso, las aventuras de Inés, Coco y Samsón no terminan aquí. La zaragozana ya está planificando su próximo viaje que probablemente será hacer el Camino Portugués o el Camino del Ebro hasta Logroño.

Perritos
Inés y su perros ya están planeando sus próximos viajes