Las ventas de pan en Zaragoza disminuyen en torno a un 7%

El gremio de los panaderos de Zaragoza ha celebrado este martes el día de su patrona, Santa Rita, en un contexto económico poco favorable, ya que las ventas han disminuido en torno a un 7%. Mientras que el punto fuerte del gremio es la calidad, el mayor problema al que se enfrentan son los precios que ofrecen las grandes superficies.

Zaragoza.- Una misa en la que se han repartido 700 panecillos y una comida del gremio han sido los actos con los que los panaderos de Zaragoza han celebrado el día de su patrona, Santa Rita, en un momento en el que la crisis económica ha provocado que las ventas hayan disminuido en los últimos meses en torno a un 7%.

El mayor problema al que se enfrenta el sector es la competencia de las grandes superficies comerciales porque muchas, como ha explicado el presidente del gremio, Juan Manuel Simón, “usan el pan como reclamo”. A esto se une que cada vez es más habitual el pan precocido, “que llega desde factorías muy grandes y muy mecanizadas que consiguen precios más competitivos”, ha añadido Simón.

Ante esta situación, desde el gremio han asegurado que su punto fuerte es la calidad y una atención personalizada de los clientes porque, según Simón, la realidad es que “la gente compra menos pan, se congela todo lo que sobra y el escenario económico no es nada alentador”.

En cuanto a precios, el presidente del gremio ha asegurado que los mismos se han mantenido a pesar de la crisis y que dependen “de los márgenes comerciales de cada profesional”.

Panaderías ecológicas

Sin embargo, las panaderías ecológicas están haciendo frente a la crisis de forma más positiva. Ana Marcén, de la panadería Ecomonegros de Zaragoza (calle San Lorenzo esquina con San Vicente de Paúl), ha asegurado que las ventas aumentan porque hacen un pan “diferente, con mucha calidad y con un trigo que cultivamos y molemos nosotros mismos”. Esa diferenciación, para Marcén, es la que hace que el negocio “salga adelante día a día”.

Ecomonegros vende, entre otros productos, panes de kilo que, aunque son más caros, “duran unas dos semanas si se conservan bien, por lo que salen más rentables, ya que el precio es de 3,65 euros”.

“Trabajamos de forma sostenible y englobamos todo el ciclo de producción del pan, por lo que no tenemos dependencias externas que nos hagan subir los precios”, ha concluido Marcén.