Venera a San Onésimo, discípulo de San Pablo, con el santoral del 15 de febrero

San Onésimo fue un discípulo de San Pablo cuya historia de conversión y servicio a la Iglesia es venerada en la tradición cristiana
onesimo
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, jueves 15 de febrero, a San Onésimo

El santoral católico recuerda hoy, jueves 15 de febrero, a San Onésimo, un discípulo de San Pablo cuya historia de conversión y servicio a la Iglesia es venerada en la tradición cristiana. San Onésimo vivió en el siglo I y su vida está vinculada a la predicación de San Pablo.

Onésimo era un esclavo que había huido de su amo Filemón, quien era un cristiano de Colosas y un amigo de San Pablo. Durante su huida, Onésimo se encontró con San Pablo en Roma y escuchó su predicación. Impresionado por el mensaje de Cristo, Onésimo se convirtió al cristianismo y se convirtió en un fiel discípulo de San Pablo.

San Pablo escribió una carta a Filemón, su amigo y amo de Onésimo, en la que le pedía que perdonara a su esclavo fugitivo y lo recibiera de vuelta como a un hermano en Cristo. En su carta, San Pablo elogió a Onésimo como un fiel colaborador en el servicio del Evangelio.

La historia de San Onésimo destaca la importancia del perdón y la reconciliación en la vida cristiana. Después de su conversión, Onésimo regresó a Colosas como un hermano en la fe y un mensajero de San Pablo. Su vida y testimonio nos recuerdan que en Cristo todos somos iguales y que el amor y el perdón son fundamentales en la comunidad cristiana.

La festividad de San Onésimo el 15 de febrero es un momento para reflexionar sobre su historia y su contribución a la Iglesia primitiva, así como para recordar la importancia del perdón y la reconciliación en nuestras vidas. San Onésimo nos enseña que el encuentro con Cristo puede transformar nuestras vidas y nuestras relaciones con los demás.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.