Venera al sacerdote dominico San Juan de Fiesole con el santoral del 18 de febrero

Este destacado sacerdote dominico era conocido por su santidad y sabiduría 
cc
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, domingo 18 de febrero, a San Juan de Fiesole

El santoral católico recuerda hoy, domingo 18 de febrero, a San Juan de Fiesole, un destacado sacerdote dominico conocido por su santidad y sabiduría. San Juan nació en Fiesole, Italia, en el año 1387 y desde joven demostró una profunda devoción religiosa. Ingresó a la Orden de los Predicadores, también conocidos como los Dominicos, donde destacó por su inteligencia y dedicación al estudio.

San Juan de Fiesole, también conocido como Fra Giovanni da Fiesole o Fra Angelico, se convirtió en un famoso pintor renacentista, pero su principal vocación siempre fue la vida religiosa y el servicio a Dios. A través de su arte, San Juan expresaba su profunda espiritualidad y su amor por Dios y la Virgen María.

Además de su habilidad como pintor, San Juan fue un predicador elocuente y un guía espiritual para muchos. Se destacó por su humildad y su vida de oración, que inspiraba a quienes lo conocían a buscar una relación más profunda con Dios.

San Juan de Fiesole fue canonizado como santo por la Iglesia católica en 1984 y es venerado como un modelo de santidad y devoción. Su festividad el 18 de febrero es un momento para recordar su legado como sacerdote dominico, pintor y testigo del amor de Dios. San Juan nos enseña que la belleza del arte puede ser una expresión de la belleza divina y que la verdadera grandeza radica en la humildad y el servicio a los demás.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.