Venera a San Marcelo y a Santa Priscila con el santoral católico del 16 de enero

El santoral católico recuerda hoy, martes 16 de enero, a San Marcelo I, quien fue papa en el siglo IV y a Santa Priscila
El santoral católico recuerda hoy, martes 16 de enero, a San Marcelo I, quien fue papa en el siglo IV y a Santa Priscila
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, martes 16 de enero, a San Marcelo I, quien fue papa en el siglo IV y a Santa Priscila

El santoral católico recuerda hoy, martes 16 de enero, a San Marcelo I, quien fue papa en el siglo IV. Nacido en Roma, San Marcelo I ascendió al papado en un período crucial en la historia de la Iglesia, durante el conflicto conocido como la Controversia Arriana, que se centraba en la naturaleza divina de Cristo. Durante su papado, Marcelo I buscó una solución pacífica y reconciliadora para la Iglesia, enfrentándose a las tensiones teológicas de la época. Se destacó por su firmeza en la defensa de la ortodoxia cristiana y su deseo de mantener la unidad en la comunidad de los creyentes.

Este 16 de enero, el santoral también homenajea a Santa Priscila, matrona romana y fundadora del cementerio homónimo sobre la Vía Salaria. Aunque los detalles de su vida son escasos, San Priscila es recordada por su generosidad y dedicación a las obras de caridad. Su legado perdura en la fundación del cementerio que lleva su nombre, donde se encuentran tumbas de mártires y cristianos de los primeros siglos.

San Marcelo I y San Priscila representan aspectos diferentes de la vida cristiana en la antigüedad. Mientras el primero se destaca por su liderazgo pastoral y su enfrentamiento a las controversias teológicas, la segunda es recordada por su devoción caritativa y su contribución a la preservación de la memoria de los cristianos a través del cementerio que fundó.

En este día, la Iglesia conmemora la memoria de San Marcelo I y San Priscila, reconociendo sus contribuciones a la Iglesia primitiva y su legado de fidelidad y servicio. Su ejemplo sigue siendo una fuente de inspiración para los fieles, recordándoles la importancia de la unidad en la fe y la caridad en la vida cristiana.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.