Los vecinos de San José, satisfechos con la vuelta de un mamógrafo y un ecógrafo al CME Pablo Remacha

Los vecinos de San José se han mostrado satisfechos con la vuelta de un mamógrafo y un ecógrafo al CME Pablo Remacha, después de tres años "luchando" para conseguirlo. Según la asociación de vecinos "los dos aparatos fueron robados del centro médico por orden del anterior Gobierno de Aragón, de noche, con una patada en la puerta".

Zaragoza.- La Asociación de Vecinos del Barrio San José de Zaragoza ha manifestado su satisfacción por la vuelta de un mamógrafos y un ecógrafo del CME Pablo Remacha, "tras tres años de lucha de usuarias y vecinas para que nos devolvieran los aparatos", aseguran desde la asociación. Los vecinos denuncian que, "hace tres años, el Gobierno de Aragón arrebató, en una de sus decisiones más cuestionables y controvertidas -nocturnidad y patada en la puerta incluidas- el mamógrafo y los ecógrafos del centro".

Desde la asociación han señalado que "por más que desde el Departamento de Sanidad del actual Gobierno de Aragón se pretenda darle notoriedad mediante una inauguración, lo que en realidad ha sucedido este 7 de noviembre es la recuperación de unos aparatos que nunca debieron salir de donde estaban". "Ello –dicen- hubiera evitado los gastos de transporte y la rotura del mamógrafo antiguo que, aunque es menos resolutivo que el nuevo, prestaba adecuadamente el servicio". 

"A pesar de que las excusas para el traslado fueron la eficiencia y el ahorro -aseguran los vecinos de San José-, al final se ha gastado mucho más dinero público que si desde el principio se hubiesen mantenido en su lugar". Asimismo, la asociación mantiene que las usuarias del CME Pablo Remacha "tenían razón, ya que el servicio de cercanía que prestaban los aparatos sustraídos era mucho más eficaz y eficiente antes de su traslado al Hospital Miguel Servet". 

La Asociación de Vecinos del Barrio San José de Zaragoza ha criticado que le resulta "un detalle de mal gusto" que el Ejecutivo aragonés "trate de tomar protagonismo mediante la citada inauguración del servicio, mientras desvía presupuesto para sostener la sanidad privada e incentiva estilos de gestión empresariales e individualistas como son las Unidades de Gestión Clínica, que obedecen a un concepto de la asistencia sanitaria como recurso y no como derecho, en la misma línea que el gobierno anterior".

Además, han recordado al Gobierno de Aragón que "si quiere el respeto de nuestro barrio debe mejorar la dotación en medios y personal de la Atención Primaria, de forma que los profesionales puedan ejercer la práctica de una verdadera Salud Comunitaria, base fundamental para un Sistema de Salud universal, eficaz, eficiente y equitativo".