El vandalismo grafitero en trenes de Renfe en Aragón supone más de 465.000 euros en 2023

Los vándalos pintaron 1.500 metros cuadrados de superficie en trenes para los que tuvieron que emplearse unas 290 horas de trabajo de limpieza
grafiti
photo_camera Estos comportamientos incívicos afectan directamente a los usuarios de los trenes vandalizados con pintadas

El vandalismo grafitero en los trenes de Renfe en Aragón generó un coste a la ciudadanía de más de 465.000 euros en 2023, una cifra que incluye los gastos de la limpieza de los vehículos y los indirectos derivados de esta lacra, como las inversiones en seguridad, tanto de personal como de tecnología.

Estos comportamientos incívicos afectan directamente a los usuarios de los trenes vandalizados con pintadas. Los viajeros se ven obligados a desplazarse con oscuridad no deseada o sufren retrasos o supresiones de vehículos, que no pueden circular cuando los grafitis se realizan en elementos de seguridad de los trenes. Los usuarios, además, se ven afectados por frenazos de emergencia de los vándalos para pintar durante un trayecto y por el molesto olor del producto químico usado por los grafiteros.

El coste de 465.000 euros significa más de 1.200 diarios. Además, los vándalos pintaron 1.500 metros cuadrados de superficie en trenes para los que tuvieron que emplearse unas 290 horas de trabajo de limpieza.

El gasto general del país por este motivo alcanza los 25 millones de euros, 70.000 diarios. Los vándalos pintaron cerca de 80.000 metros cuadrados de superficie en trenes y 15.000 horas de trabajo fueron destinadas a la limpieza de estos grafitis.

Por otro lado, Renfe informa de que la presencia de personal de seguridad evitó que las pintadas fueran de mayor dimensión, además de abortar 1.194 incursiones grafiteras. Durante el año se consiguió identificar y poner a disposición judicial a los autores de 124 grafitis.