Una escapada desde Zaragoza este verano: Ouigo oferta descuentos en sus billetes para mayores de 30 años

Ouigo
photo_camera La compañía conecta Zaragoza con Barcelona, Madrid y Tarragona.

El verano es más que un paréntesis en la rutina diaria, convirtiéndose en una promesa de diversión, ilusión desconexión y, por qué no, aventura. Por ello, desde Ouigo, el operador low cost de trenes de alta velocidad, han lanzado una oferta para los mayores de 30 años que complementa al programa “Verano Joven”. Así, la compañía lanzará desde el 19 al 30 de junio un código de descuento del 20% que permitirá conseguir billetes de ida y vuelta para viajar del 31 de julio al 2 de septiembre entre todos los destinos de la compañía, entre los que se incluye Zaragoza, que conecta con Madrid, Barcelona y Tarragona.

Para hacer uso del descuento, los viajeros solo tendrán que introducir el código VIEJOVEN en el proceso de compra de la reserva a través de la web o en la app de la compañía. Los billetes de Ouigo tienen un precio de salida de 9 euros, por lo que, con este descuento, se podrá viajar por un precio todavía más asequible. Una oferta que, además de Zaragoza, engloba a todos los destinos de la compañía y sus respectivas conexiones: Madrid, Barcelona, Tarragona, Valencia, Alicante o Albacete.

VIAJAR DESDE ZARAGOZA A BARCELONA, TARRAGONA O MADRID

Desde Zaragoza, la compañía conecta con tres destinos. Barcelona, al combinar lo mejor de la cuidad con la costa catalana, se convierte en el destino perfecto para los que busquen equilibrio, con planes culturales y días de sol y playa. Por ejemplo, las fiestas del barrio de Gràcia (del 15 al 21 de agosto) conocidas por su engalanamiento de las calles. Además, se puede optar por huir del calor con una película en el cine de verano de los Jardines del Castillo de Montjuic.

La capital aragonesa también conecta con Tarragona, una de las ciudades de costa por excelencia. Una idea puede ser visitar el Anfiteatro, el Foro y el Circo Romano, seguido de una comida en alguno de los restaurantes a pie de playa. También merece la pena escaparse al delta del Ebro, situado a unos kilómetros de la ciudad, para pasear entre los arrozales; o a la cercana ciudad de Sitges, cuyo encanto se multiplica en verano.

Por último, aunque Madrid no tenga playa, no le faltan planes. La agenda de la ciudad no deja que nadie se aburra, con festivales urbanos, conciertos a la luz de la luna y su infinita propuesta cultural y gastronómica. A destacar, las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y las de la Virgen de la Paloma, donde las calles más castizas se llenarán de música y gastronomía tradicional.