Un donativo de 50.000 euros permitirá comprar bienes de primera necesidad para niños de 0 a 3 años

El Banco de Alimentos y Acción Social Católica han firmado esta mañana un convenio de colaboración dotado con 50.000 euros.
photo_camera El Banco de Alimentos y Acción Social Católica han firmado esta mañana un convenio de colaboración dotado con 50.000 euros.

El Banco de Alimentos y Acción Social Católica han firmado esta mañana un convenio de colaboración dotado con 50.000 euros para dotar al Banco de Alimentos de recursos que permitan apoyar la alimentación, salud e higiene de niños de entre 0 y 3 años. El presidente de Acción Social Católica, José Ramón Auría, y el presidente del Banco de Alimentos de Zaragoza, José Ignacio Alfaro han firmado el convenio esta mañana en el centro Joaquín Roncal.

Se trata de un donativo finalista que se enfoca en un objetivo concreto que es la ayuda a los niños recién nacidos y a los pequeños de hasta 3 años. Todos estos productos se distribuirán poco a poco entre las diferentes entidades que tienen niños de esas edades y luego otras que tratan únicamente con recién nacidos y la infancia. Es el caso de algunas como “La Gota de Leche”, “Ainkaren” o la asociación “3ymas”, entre otras muchas.

“Hemos pasado muy mala primavera y muy mal verano, las donaciones físicas han bajado”, reconocía el presidente del Banco de Alimentos que ha querido agradecer este donativo en nombre de las 23.000 personas que atienden anualmente en la asociación. “Es una necesidad que teníamos detectada hace tiempo y las asociaciones nos demandaban en ocasiones productos como pañales y con este donativo finalista nos ha tocado la lotería y nos ha permitido comprar leche de continuación, papillas y pañales”.

Se trata de un donativo finalista que se enfoca en un objetivo concreto que es la ayuda a los niños recién nacidos.

Por su parte desde Acción Social Católica aseguran que “desde su formación en 1903 se ha preocupado por resolver situaciones que vulneran la dignidad de las personas”, y por ello, han decidido que para conmemorar su 120 aniversario debían comprometerse en un proyecto de emergencia social y para poder conseguir estos alimentos y productos decidieron colaborar con el Banco de Alimentos. “Es la institución más adecuada para este proyecto”, reconocía el presidente de Acción Social Católica y para que se pueda hacer realidad han decidido aportar este donativo.

UNA REALIDAD QUE NO SE VE

El colectivo de la infancia, y más concretamente en estos primeros años de vida es uno de los más vulnerables a los efectos de la pobreza, en muchos casos extrema, que existe en Zaragoza y en todo Aragón. Para ejemplificar esta realidad, José Ignacio Alfaro ha aprovechado la ocasión para contar una impactante anécdota. Se trataba del caso de una profesora que acudió al Banco de Alimentos pidiendo ayuda porque muchos de sus alumnos habían llegado a desmayarse en clase al venir sin desayunar. Por ello, es tan importante, como remarcaba el presidente, ofrecer “el desayuno o las cenas de estos niños”.

EL INCREMENTO DE LOS PRECIOS DE LOS PRODUCTOS INFANTILES

Tal y como reconocía el presidente del Banco de Alimentos, “los alimentos infantiles son muy caros”, así como también se han notado ese incremento en otros bienes como pañales que también han visto encarecido su precio. “Gracias a este donativo vamos a poder atender esta demanda”, se mostraba muy contento el presidente del Banco de Alimentos.

“El encarecimiento de los productos de primera necesidad es alarmante y eso provoca que la brecha se incremente cada día. Esto se agrava al pensar en la infancia, tan dependiente en todas las facetas de la vida, especialmente en la alimentación y la higiene para su salud”, aseguraba Auría.

ASESORAMIENTO DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD

Para poder aprovechar e invertir el dinero del donativo de la mejor manera posible, desde el Banco de Alimentos han solicitado asesoramiento en el hospital de los médicos que tratan con los niños de entre 0 y 3 años para poder comprar aquellos alimentos que sean más beneficiosos para los pequeños. Además, cuentan dentro del voluntariado con un cirujano infantil que ha sido de gran ayuda a la hora de proporcionar ciertos conocimientos al respecto.

UN LLAMAMIENTO A LOS CUIDADANOS PARA QUE DONEN DINERO

Con el paso del tiempo, desde el Banco de Alimentos se han tenido que adaptar y han roto con la tradicional recogida de alimentos en supermercados ya que ahora, además, los ciudadanos pueden hacer un donativo de dinero con su compra. José Ignacio Alfaro explicaba que “ese dinero se queda como una cuenta de crédito con la que vamos comprando lo que necesitamos” ya que, de la manera tradicional, el coste era mucho mayor y de esta manera se garantiza que esos pedidos se adapten a las necesidades de cada persona o entidad que los solicite.

3.000 VOLUNTARIOS EN LA GRAN RECOGIDA

La gran recogida del Banco de Alimentos que realizan anualmente en el mes de noviembre requiere de unos 3.000 voluntarios. Esta cifra es cada vez más difícil de conseguir ya que muchos de estos voluntarios “no quieren pedir dinero” y por ello, desde la ONG trabajan con charlas y formaciones para explicar que “ese dinero se queda en la tienda” y que muchas veces es una ayuda mucho mayor que comprar la comida. Por todo ello, el presidente del Banco de Alimentos ha hecho un llamamiento para que la ciudadanía se anime a seguir colaborando con la entidad con la inminente llegada de la recogida de alimentos de este año 2023.