Toda una noche junto a personas sin hogar

Ismael es de Zaragoza, dice que tiene 25 años y lleva más de cinco viviendo en la calle. Como Ismael hay 130 personas más, según los datos obtenidos en el "IV Censo de Personas sin Techo", organizado por Cruz Roja, que se ha realizado en Zaragoza. El estudio realizado este año refleja que ha descendido el número de personas sin hogar.

Zaragoza.- "A nivel emocional lo necesito", ha respondido Ismael cuando se le ha preguntado por qué estaba en la calle. Según cuenta, es de Zaragoza donde también vive su familia, además ha añadido que a veces habla con su madre, incluso ha destacado que una vez fue a darle un bocadillo.

A pesar de tener una familia y, tal y como él mismo explica, ningún problema económico, hace más de cinco años tomó la decisión de marcharse de casa. En cuanto a los motivos que le impulsaron a tomar esta decisión solo ha contado que "estaba agobiado" y que en la calle ha encontrado "tranquilidad".

No quiere abandonar la calle, dice que está "forzado a ésto" por ser "egoísta". No le interesan las preocupaciones de la actual sociedad, no le gustan los compromisos familiares, ni tampoco hablar demasiado, según destaca. Pasa los días andando por Zaragoza y "pensado mucho", y eso es lo que, por el momento, va a seguir haciendo: "Apuraré [a vivir en la calle] todo lo que pueda".

En esta línea, el coordinador de uno de los grupos de batidas nocturnas y voluntario de la Cruz Roja, José María Esteban, ha afirmado que "hay gente que está en la calle porque no tiene recursos y hay otros porque quieren estar". Lejos de lo que gran parte de la sociedad piensa, "no existe ningún perfil", ha afirmado la voluntaria de Cruz Roja María Pilar Elisa Callabed, quien ha añadido que al igual que los que tienen hogar, los "sin techo" son personas y que, como tal, cada uno es diferente.

Sin embargo, la subdirectora del Departamento de Intervención Social de Cruz Roja Zaragoza, Susana Royo, apunta que nadie está en la calle "porque sí". Los que afirman estarlo lo hacen "como mecanismo de defensa", pero, aunque no exista un problema económico, toman la decisión de refugiarse en las calles por "una serie de fracasos personales que no saben cómo gestionar".

Alfred llegó a Zaragoza hace 14 años, lleva siete viviendo en la calle
Alfred llegó a Zaragoza hace 14 años, lleva siete viviendo en la calle

A diferencia de Ismael, Alfred acabó en la calle por problemas económicos: "Estoy en la calle porque perdí mi trabajo y tuve un hijo". Alfred ha contado que es de Ghana y vive en Zaragoza desde hace 14 años, de los cuales la mitad los ha pasado en la calle. Debajo del puente de la avenida de Goya, ha creado su hogar.

Cama, mesilla, tendedor, libros, alfombras, incluso jaulas para pájaros conforman la casa de Alfred situada en la orilla del río. Además de al frío, cada momento debe enfrentarse al tren que pasa justo por encima y produce un sonido ensordecedor. Tiene claro que quiere marcharse de ahí pero, según ha dicho, no puede.

Censo de personas sin techo

Además de Ismael y Alfred, otras 124 personas duermen cada noche en las calles zaragozanas, de estos nueve son mujeres, según los resultados obtenidos en el "IV Censo de Personas sin Techo", realizado por Cruz Roja.

Este censo proporciona "una fotografía del momento de toda la ciudad", ha explicado el voluntario José María Esteban. En los resultados obtenidos de la batida de anoche, en la que han participado 298 voluntarios, se ha comprobado que han descendido (catorce menos) las personas que viven en las calles de Zaragoza.

"Parece que ha bajado el número de mujeres", apunta la subdirectora del Departamento de Intervención Social de Cruz Roja Zaragoza, que ha destacado "hay muchos españoles". Si bien es cierto, para conocer los resultados definitivos de este estudio, que se realiza una vez cada dos años, habrá que esperar.

El censo, organizado por Cruz Roja, se realiza una vez cada dos años
El censo, organizado por Cruz Roja, se realiza una vez cada dos años

Este estudio busca conocer el número de personas que viven en la calle, dar la opción a los "sin techo" de expresarse y explicar sus necesidades y sensibilizar a los ciudadanos, tal y como ha explicado Susana Royo. José María Esteban, ha coincidido con la subdirectora del Departamento de Intervención Social de Cruz Roja, y ha añadido que gracias a este censo "vemos el estado en el que están, qué recursos les faltan, qué necesitan y en qué podemos ayudarles".

Las batidas

Los 298 voluntarios, de Cruz Roja y otros ciudadanos, se han dividido en grupos de entre tres o cuatro personas y se han distribuido por 50 zonas de Zaragoza, en busca de gente sin hogar. Las batidas han comenzado sobre las 20.00 horas y el último grupo en acabar lo ha hecho a las 2.30 horas. La labor de los voluntarios ha consistido en pasar unos cuestionaros a las personas que viven en las calles. El formulario está compuesto por 43 cuestiones, algunas cerradas para obtener resultados cuantitativos, y otras abiertas, que se han formulado a través de conversaciones.