El sorprendente objeto que encuentra una zaragozana dentro de una lata de anchoas

La joven compró las anchoas en la tienda Martín Martín y en su interior descubrió una placa que se utiliza para el control del producto
lata
photo_camera Este es el objeto que se encontró una usuaria de Zaragoza en una lata de anchoas

Lo que iba a ser un suculento tentempié se convirtió el otro día en una anécdota, curiosa cuanto menos, para una joven zaragozana que encontró en una lata de anchoas en aceite de oliva un sorprendente objeto: un llavero de plástico de color anaranjado y con un número 25 escrito con rotulador azul. O eso pensaba ella, pues realmente se trataba de una placa que utiliza el fabricante (Conservas Hoyo) para el control del producto. El objeto se encontraba encima de las anchoas de una de las latas que la joven compró en una tienda Martín Martín ubicada en el barrio de Las Delicias. La otra estaba en perfecto estado. Tras la sorpresa, la joven también pudo advertir que mientras la lata defectuosa era de color plata la que estaba en buen estado era dorada.

lata2
El producto eran los filetes de anchoas en aceite de oliva "Etiqueta negra"

El producto eran los filetes de anchoas en aceite de oliva "Etiqueta negra" procedentes del Cantábrico que vende la tienda de encurtidos y, al estar en oferta, la joven compró dos latas por 3,50 euros. En cuanto se dio cuenta del hallazgo, se puso en contacto con el departamento de Atención al Cliente.

"Me dijeron que nunca les habían mandado algo así y que habían transmitido la información a la persona responsable para que se pusieran en contacto conmigo", explica la joven quien, tras contactar con ellos el domingo por la tarde por varias vías, ha recibido la llamada del director comercial del Martín Martín este miércoles haciendo alusión a esta noticia.

Los fabricantes de las anchoas (Conservas Hoyo) han aclarado que el objeto encontrado es una placa de control de los lotes de fabricación para la trazabilidad del producto. Mientras hay fabricantes que lo hacen con un papel, en el caso de la empresa de conservas utilizan algo parecido a un llavero de plástico. Han asegurado que pasa "una vez entre un millón" ya que la chapa en ningún caso va dentro del producto y alegan a un fallo en la mecánica. No obstante, según han explicado, revisarán los mecanismos para que no vuelva a ocurrir. Por su parte, la joven ha reconocido que por parte de la empresa distribuidora le han pedido disculpas por lo ocurrido y recibirá una compensación.