Sin pan por los derechos de las personas dependientes: el presidente de Adislaf comienza una huelga de hambre

reunión adislaf
photo_camera El presidente de Adislaf, José María López, ha comenzado una huelga de hambre para pedir más plazas residenciales y responsabilidad por parte de las instituciones aragonesas.

Somos los grandes olvidados, como la película de Buñuel”. Así ha manifestado su indignación un emocionado y dolido presidente de Adislaf, José María López, quien ha denunciado que los olvidados del Gobierno de Aragón son las personas con discapacidad intelectual. Tras 250 días de movilizaciones para protestar sobre “el desmantelamiento de los servicios sociales en cuanto a la discapacidad intelectual durante los últimos 8 años”, López ha comenzado una huelga de hambre para pedir más plazas residenciales y responsabilidad por parte de las instituciones aragonesas.

Ante la junta directiva de su centro y un centenar familias dependientes, el presidente ha tildado como una “canallada” los recortes en 10 puntos de los fondos para los Centros Especiales de Empleo, pasando del 75% en 2019 al 65% en 2023. “Hemos pasado de ser la segunda comunidad que mejor atendía a las personas dependientes, a ocupar el número dieciocho. La penúltima de toda España”, ha comentado López.

Además, entre lágrimas, el presidente se ha mostrado temeroso por el futuro de las personas que atiende la asociación porque, ante la falta de plazas residenciales, se están llevando a las personas con discapacidad intelectual a las residencias de tercera edad en lugar de en residencias especializadas. “202 personas discapacitadas necesitan residencia y nos hemos enterado que se les lleva a geriátricos. De momento se ha parado, pero es una cosa que me preocupa mucho”, ha manifestado.

Otras de las reclamaciones de Adislaf es que durante los ocho años de la legislatura de Lambán no se ha construido ningún centro ni residencia para las personas dependientes. Ante la falta de plazas, la asociación ha construido una residencia recibiendo únicamente una subvención del 33% del coste total. No obstante, denuncian también que existe un retraso en el abono de los compromisos de pago, que oscila ya entre los cuatro y siete meses. Actualmente, la deuda económica con Adislaf asciende a 908.668,59 euros.

reunión adislaf
La junta directiva de Adislaf y las familias temen por el futuro de sus hijos y hermanos porque, ante la falta de plazas residenciales, se están llevando a las personas con discapacidad intelectual a las residencias de tercera edad

Hay 400 niños de cero a seis años que no reciben atención temprana porque no hay presupuesto y todo lo que no se hace en los seis primeros años de vida después es muy difícil de recuperar”, ha reivindicado López. También ha mostrado su indignación porque a estas cifras se suman las más de 6.000 personas en lista de espera para pasar el reconocimiento de su dependencia.

Por todas estas situaciones, José María López ha comenzado una huelga de hambre con el objetivo de presionar a las instituciones: “Yo no soy un suicida, tengo un equipo médico que me dirá lo que tengo que hacer para no llegar al límite y que me dará el mínimo vital. Ya que no nos han hecho caso en los 250 días que llevamos manifestándonos, que les hemos mandado cartas y no nos han respondido, aquí estamos a ver qué pasa”. “El mensaje es que vamos a seguir luchando y nos vamos a dejar la piel. Y cuando uno falle saldrá otro”, ha concluido el presidente de Adislaf.

Más en SOCIEDAD