El Señor de La Humildad y la Virgen del Dulce Nombre, nombrados patronos de los donantes de Aragón

La cofradía zaragozana celebra este domingo, 28 de enero, una misa de acción de gracias

lagrimas
photo_camera Un cirio con el lema "Lágrimas de Vida" pretende desde 2022 trasladar un mensaje de solidaridad

El Señor de la Humildad y la Virgen del Dulce Nombre de María, los dos sagrados titulares de la cofradía zaragozana de La Humildad, han sido nombrados patronos de los donantes de órganos de Aragón.

El arzobispo de Zaragoza, Carlos Manuel Escribano, ha concedido este nombramiento impulsado por esta hermandad con la aprobación de la Asociación de Donantes de Órganos y Tejidos de Aragón (ADOTA).

Con motivo del nombramiento y en acción de gracias, la hermandad realizará este domingo, 28 de enero, una eucaristía presidida por el vicario general de la Archidiócesis de Zaragoza, Rubén Ruiz Silleras, en la que estarán presentes las diferentes asociaciones y en la que el acompañamiento musical correrá a cargo de la Banda de Ejea de los Caballeros; que es la que acompaña al paso de María Santísima del Dulce Nombre en su estación de penitencia el Domingo de Ramos.

La misa se celebrará a las 17.30 horas en la sede canónica de la hermandad, en el convento de las Madres Agustinas, situado en La Magdalena. Durante la misma, se bendecirá el nuevo estandarte que saldrá en el desfile procesional, confeccionado por los hermanos de la sección de costura, y que versa sobre este patronazgo.

LÁGRIMAS DE VIDA

Fue en la Semana Santa del año 2022 cuando el paso de palio de la Virgen del Dulce Nombre de María llevó en la candelería un cirio con el lema "Lágrimas de Vida" que pretendía trasladar un mensaje de solidaridad con las personas que necesitan un órgano para continuar viviendo, así como el agradecimiento a esas personas anónimas que han dado el paso de donar para salvar las vidas de otras personas a cambio de nada.

Este emotivo gesto estuvo propiciado la vocalía de Caridad y fue calando en el resto de la cofradía y muy especialmente en los colectivos y familiares de donantes que han encontrado en la fe y la devoción en estos dos sagrados titulares el consuelo en un momento difícil.