San Juan Bosco y Santa Marcela, este es el santoral católico del 31 de enero

La labor educativa de Don Bosco y la vida ascética de Santa Marcela siguen siendo fuente de inspiración para la Iglesia y la sociedad
don-bosco
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, miércoles 31 de enero, a San Juan Bosco y Santa Marcela

El santoral católico recuerda hoy, miércoles 31 de enero, a San Juan Bosco, un sacerdote italiano del siglo XIX, fundador de la Congregación Salesiana y conocido como padre y maestro de los jóvenes. Nacido en 1815, en el Piamonte, Italia, Don Bosco dedica su vida al servicio de la juventud desfavorecida, buscando su bienestar espiritual y educativo. Su labor se centra en la creación de instituciones educativas, oratorios y escuelas técnicas que buscan la formación integral de los jóvenes.

San Juan Bosco, a lo largo de su vida, demostró una extraordinaria dedicación a la educación y formación de los jóvenes, especialmente aquellos en situación de vulnerabilidad. Su enfoque pedagógico se basa en la prevención y el amor, y su método educativo se conoce como el "sistema preventivo". Don Bosco también fundó la congregación religiosa de los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora, dedicadas a la educación y asistencia a la juventud.

Este 31 de enero, el santoral también homenajea a Santa Marcela, una noble romana del siglo IV, conocida por su devoción religiosa y su relación con San Jerónimo. Marcela renunció a su vida mundana después de la muerte de su esposo y se dedicó a la oración, la penitencia y el cuidado de los pobres. Su amistad con San Jerónimo resultó significativo, ya que se convirtió en su discípula y colaboradora en la traducción de la Biblia al latín, conocida como la Vulgata.

Por otro lado, Santa Marcela, después de la muerte de su esposo, elogió la vida monástica y se convirtió en un ejemplo de piedad y renuncia. Su relación con San Jerónimo destaca su contribución a la traducción de la Biblia y su influencia en el desarrollo del monasticismo femenino en Roma.

Ambos, San Juan Bosco y Santa Marcela, representan modelos de dedicación y servicio a los demás, cada uno en su contexto histórico y social. La labor educativa de Don Bosco y la vida ascética de Santa Marcela siguen siendo fuente de inspiración para la Iglesia y la sociedad, resaltando la importancia de la formación integral y la vida de fe comprometida. En este día, la Iglesia celebra la memoria de estos dos santos, recordando su impacto positivo en la educación y el testimonio cristiano.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.