San Antonio de Padua y Santa Aquilina: dos fieles honrados en el santoral del 13 de junio

El santoral católico recuerda hoy, martes 13 de junio, a San Antonio de Padua y a Santa Aquilina, una valiente mártir cristiana
santoral 13 junio
photo_camera El santoral católico recuerda hoy, martes 13 de junio, a San Antonio de Padua y a Santa Aquilina

El santoral católico recuerda hoy, martes 13 de junio, a San Antonio de Padua. Nacido en Lisboa, Portugal, en el siglo XII, San Antonio fue un fraile franciscano y teólogo reconocido por su elocuencia y sabiduría. Ingresó a la Orden Franciscana en busca de una vida de pobreza y dedicación a Dios. Conocido como el santo de los milagros y el patrón de los objetos perdidos, San Antonio es venerado en todo el mundo por su compasión y dones sobrenaturales. Sus sermones conmovedores y su caridad inigualable dejaron una profunda huella en la historia de la Iglesia Católica.

Este 13 de junio, el santoral también homenajea a Santa Aquilina. Nacida en la ciudad de Biblos, en el Líbano, en el siglo III, Santa Aquilina fue una valiente mártir cristiana que se negó a renunciar a su fe a pesar de la persecución y la tortura. Viviendo en una época de gran hostilidad hacia los seguidores de Cristo, Aquilina se mantuvo firme en su compromiso con el amor y la justicia. Su devoción inquebrantable y su disposición a sacrificarse por sus creencias son un testimonio inspirador de la fe cristiana.

Santa Aquilina fue sometida a múltiples tormentos en su intento de hacerla renunciar a su fe. Sin embargo, permaneció inquebrantable y resistió todos los intentos de hacerla renunciar. Finalmente, fue decapitada en el año 293, convirtiéndose en una mártir venerada por su valentía y lealtad a Jesús. Su ejemplo de coraje y fortaleza en medio de la adversidad sigue siendo una fuente de inspiración para los creyentes de hoy en día.

En el santoral católico, el 13 de junio es una fecha de especial importancia al conmemorar a San Antonio de Padua y a Santa Aquilina. Ambos santos dejaron un legado duradero de fe, amor y servicio a Dios. En su honor, los fieles de todo el mundo oran a San Antonio en busca de ayuda para encontrar objetos perdidos y encuentran inspiración en la valentía y perseverancia de Santa Aquilina. En su memoria, recordamos que la fe verdadera puede superar cualquier desafío y que el ejemplo de estos santos continúa guiándonos en nuestro viaje espiritual.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.