El Plan de Seguridad Rural reduce casi a la mitad los robos en el campo aragonés

Los robos en las explotaciones agrícolas y ganaderas han descendido casi a la mitad tras la puesta en marcha del Plan de Seguridad Rural en mayo, pasando de 146 a 79 infracciones penales. Teruel fue la más beneficiada en julio con una incidencia drástica gracias a la colaboración ciudadana.

Zaragoza.- Desde que en mayo el Gobierno central pusiera en marcha el Plan de Seguridad Rural el número de robos en el campo aragonés se ha reducido casi a la mitad pasando de los casi 146 robos en mayo a los 79 en agosto. Balance positivo gracias a la colaboración ciudadana que se ha encargado de denunciar posibles casos en los municipios de todo Aragón.

Los subdelegados del Gobierno en Zaragoza y Teruel, Juan José Rubio y María Victoria Álvarez, se han reunido este jueves al final de la mañana con los responsables de la Guardia Civil de las tres provincias para hacer balance del Plan. La Guardia Civil ha evitado unos 67 robos desde mayo, produciéndose en todo Aragón 99 infracciones penales en junio, 90 en julio y 79 en agosto. La provincia de Teruel ha vivido uno de los picos más destacados en el descenso en el mes de julio, ha explicado el subdelegado del Gobierno en Zaragoza.

Rubio ha recordado que se incorporaron a esta lucha las unidades de reserva de las Comandancias de la Guardia Civil, Grupos Rurales de Seguridad, unidades del Seprona, Tráfico, incluyendo contactos con las organizaciones agrarias de cara a lo que más fructífero ha resultado, la colaboración ciudadana, que ha evitado la mayor parte de los robos, por lo que se han abortado numerosos planes, recibiendo muchos avisos de ciudadanos particulares y de organizaciones agrarias alertando de presencias sospechosas en torno a determinadas explotaciones que ha servido para hacer operaciones "interesantes".

El subdelegado del Gobierno en Zaragoza, Juan José Rubio y la subdelegada en Teruel, María Victoria Álvarez

Así, en Cuarte se descubrió un voluminoso alijo de cable robado procedente mayoritariamente de explotaciones agrarias y polígonos industriales, en Lumpiaque se sorprendió a once personas desollando reses robadas para proceder a la venta de la carne, en la Z-40 se detuvieron a varias personas que llevaban cerdos que incluso habían matado a martillazos.

Se trata de una serie encadenada de actuaciones que han favorecido el descenso progresivo de la delincuencia en el ámbito rural, ya que en poblaciones como Alfamén hubo una temporada en la que menudearon los robos.

El robo de ganado ha sido permanente, pero en el volumen general de las operaciones se ha perseguido el de material como aperos, herramientas, maquinaria, etc que son susceptibles de reventa, por lo que además se han vigilado chatarrerías y mercados, entre otros destinos potenciales de los materiales robados. Los lugares más importantes donde se han localizado los materiales están fuera de la Comunidad.

El Plan ha estudiado las zonas y las ha calificado en torno a riesgo para poder asentar los dispositivos en cuanto a las necesidades en todas las Comarcas. El Gobierno seguirá con la aplicación de este plan.