Pirivuelo o cómo disfrutar del Parque Nacional de Ordesa y el Pirineo desde el cielo

El Pirineo desde el cielo
photo_camera Pirivuelo ofrece una experiencia única para conocer rutas desde las alturas

Sobrevolar el Valle de Tena, disfrutar de las panorámicas blancas que deja el Pirineo a su paso, observar el Parque Nacional de Ordesa desde un punto de vista único o ver los espectaculares Mallos de Riglos a unos cuantos metros de altura… Volar sobre todos estos impresionantes paisajes aragoneses, y algunos más, es una experiencia única que ofrece Pirivuelo, el avión turístico que propone varias rutas para hacer turismo en Huesca y conocer el Pirineo aragonés desde las alturas.

“Soy yo con mi avión”, asegura la piloto Ana Alegre y dueña de esta pequeña empresa que se encuentra en el aeródromo de Santa Cilia, situado a 15 minutos de Jaca. Alegre incorporó hace cinco años este paquete turístico único en la Comunidad Autónoma, pues se trata de la única empresa autorizada por la agencia estatal de seguridad aérea para llevar a pasajeros de paseo.

Este paquete turístico ofrece un total de seis rutas distintas con vistas privilegiadas

La experiencia turística ofrece un total de seis rutas distintas con vistas que quitan el hipo, “estamos en un lugar privilegiado y vayamos por donde vayamos, los paisajes son espectaculares”, afirma la piloto. Ver la belleza del Pirineo de cerca es lo que anima a muchas personas a apuntarse a este singular viaje, en el que la estación que escojas no es importante porque “cada época del año tiene su encanto, no hay ninguna más bonita que otra”, expresa Alegre. Aunque hay que reconocer que las montañas nevadas en invierno tienen un especial atractivo.

Las vistas que tienen los pasajeros son impresionantes

Con nervios y un poquito de miedo suelen llegar los pasajeros, pero en cuanto ven los paisajes montañosos se relajan y “alucinan al ver las montañas tan cerca”. Y es que el vuelo completo es una “gran experiencia”, garantiza Alegre, quien confiesa que, a los más valientes, les deja “llevar un poco el avión”.

Entre los lugares que se sobrevuelan está la ciudad de Jaca

SEIS RUTAS NATURALES DE ENSUEÑO

El recorrido más impresionante que ofrecen es el del “Parque Nacional de Ordesa” y es el que llama más la atención de los visitantes. A lo largo de una hora, las panorámicas montañosas se suceden a cada cual más espectacular, “sobrevolamos Jaca, Bielsa, vemos el Parque Nacional de Ordesa desde la cara sur y a la vuelta vamos recorriendo todos los picos desde Tendeñera, Aspe, Bisaurín, Peña Forca hasta bajar por el Valle de Hecho”, relata la piloto.

La ruta del Valle de Tena no se queda atrás, son 45 minutos en los que se vuela sobre “mucho Pirineo”, expresa Alegre, y deja boquiabiertos a sus pasajeros con los embalses, ibones y pueblos de montaña. Sobrevuelan Jaca, Biescas, los Embalses de Bubal y Lanuza, los macizos, Panticosa, Ibones, Peña Telera, y a la vuelta se puede ver Collarada, Aspe, Bisaurín, Peña Forca y el Valle de Hecho.

La ruta de los Mallos de Riglos permite conocerlos sin escalarlos

Pirivuelo ofrece otras tres rutas de media hora. En la de Picos del Pirineo, los viajeros pueden conocer aquellos picos que solo son accesibles para montañeros expertos, es una manera “de enseñar la montaña sin esfuerzo”. La ruta de los Mallos de Riglos permite conocerlos sin escalarlos y desde la comodidad de la avioneta, además de pasar por monumentos como el Castillo de Loarre o el Monasterio nuevo de San Juan de La Peña. Volando más bajo se encuentra la ruta del Monasterio de Leyre, donde desde las ventanillas se pueden ver paisajes naturales como el del Pantano de Yesa.

Las rutas aéreas triunfan tanto entre visitantes nacionales como internacionales

Si nunca te has atrevido a montar en una avioneta, Ana Alegre recomienda la ruta de Jaca en la que se sobrevuela la ciudad y sus alrededores como el Monte Cuculo y la Peña Oroel. Son 15 minutos “con encanto” e ideales para viajar con niños porque “no tienen miedo ni se cansan”, explica la piloto.

Las rutas turísticas aéreas triunfan tanto entre visitantes nacionales, especialmente de Aragón, Navarra y el País Vasco, como internacionales. Alegre cuenta que ha llevado a montañeros expertos que les hace “ilusión” conocer las montañas “desde otra perspectiva”, a personas que no conocen la zona y les han regalado la experiencia, o a amantes del Pirineo, cuyo viaje “es doblemente gratificante”.

Pirivuelo está abierto durante todo el año y sus viajes se pueden reservar a través de su web. Tienen una capacidad máxima de tres pasajeros y la piloto, y los precios van desde los 43 hasta los 158 euros por persona. Lo más recomendable es llenar el avión para disfrutar de la experiencia acompañado de tus compañeros de aventuras… y a volar.