Los permisos por nacimiento y cuidado de menores se mantienen estables en Aragón en torno a 13.500

Son 35 más que en 2022, frente a la caída de más de 6.000 que se registra a nivel nacional
nacimiento
photo_camera El gasto asociado a esta prestación entre enero y diciembre de 2023 ha sido de 97 millones de euros

La Seguridad Social tramitó 13.462 permisos por nacimiento y cuidado de menor durante el año pasado, una cifra que se mantiene estable en la Comunidad, siendo 35 más que en 2022, frente a la caída de más de 6.000 que se registra a nivel nacional. Del total, 6.057 han correspondido al primer progenitor, habitualmente la madre, y 7.405, al segundo progenitor, normalmente el padre.

El gasto asociado a esta prestación entre enero y diciembre de 2023 ha sido de 97 millones de euros, mientras que en 2022 esta cifra se situó en 94,1 millones, lo que supone un incremento del 3,1%. La duración media de las prestaciones por nacimiento y cuidado de menor activas entre enero y diciembre de 2023 ha sido de 106 días.

La prestación por nacimiento y cuidado de menor sustituyó a las antiguas prestaciones de maternidad y paternidad cuando entró en vigor el 1 de enero de 2021 y ha supuesto la equiparación completa de ambas. En la actualidad, el permiso es de 16 semanas para ambos progenitores y se reconoce como un derecho individual y no transferible. De las 16 semanas, seis de ellas deben disfrutarse inmediatamente después del parto o resolución judicial o administrativa en los casos de adopción, guarda o acogimiento. El resto del tiempo puede disponerse en periodos sucesivos, de al menos una semana de duración.

Por otro lado, el número de excedenas dadas de alta en 2023 fue de 2.084 de las que 1.777 correspondieron a mujeres, el 85%, y 307 a varones, lo que equivale al 15%. Este número ha aumentado un 10% respecto al mismo periodo del ejercicio 2022.

Los trabajadores pueden solicitar excedencia para atender a hijos o menores acogidos o para el cuidado de otros familiares. Los tres primeros años de excedencia para el cuidado de un hijo o menor acogido tienen la consideración de periodo de cotización efectiva a efectos de las prestaciones de la Seguridad Social por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad. También se considera efectivamente cotizado, a efectos de esas prestaciones, el primer año de excedencia para el cuidado de otros familiares.