DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

Los periodistas salen a la calle para exigir dignidad laboral

Periodistas de 41 ciudades españolas, entre ellas las tres capitales de provincia aragonesas han salido a la calle para pedir dignidad laboral. Una respuesta a los más de 6.000 puestos de trabajo destruidos. Con esta inusual protesta han querido dejar claro a la ciudadanía que sin periodistas no hay Democracia.

Zaragoza.- Más de 6.000 puestos de trabajo destruidos, 57 cierres de medios de comunicación y 23 ERE ejecutados desde noviembre de 2008 hasta la actualidad. Una situación que ha provocado que periodistas de 41 ciudades españolas, entre ellas las tres capitales de provincia aragonesas, hayan salido a la calle para pedir dignidad laboral.

Una convocatoria inusual dentro de este colectivo que está más acostumbrado a acudir a concentraciones que a protagonizarlas, pero que, según el presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, José Luis Trasobares, se está produciendo una "degradación generalizada", porque no solamente hay paro, sino que el empleo que hay es "inestable".

Trasobares ha señalado que los periodistas sufren la actual crisis en la industria, en las empresas y en los cambios de los soportes tecnológicos, que lleva aparejado que el Periodismo "se haya convertido en una pieza del sistema y en un factor de control del mismo".

Junto con los periodistas en activo y otros que ya se encuentran jubilados han acudido ciudadanos anónimos y estudiantes de Periodismo de la Universidad San Jorge y de la de Zaragoza. A la situación de los futuros profesionales también se ha referido el presidente de la APA, quien ha señalado que "muchos se incorporan al mundo laboral en unas pésimas condiciones, concatenando becas o recibiendo unos sueldos francamente miserables".

Pero para Trasobares también es momento de autocrítica para preguntarse qué es ser periodista. "No significa participar en procesos de comunicación para llenar espacio o para ofrecer lo que algunos empresarios llaman un producto", ha recalcado.

Por todo, ello ha animado a ser "más éticos" y a, en definitiva, "que si los periodistas no hacemos bien nuestro trabajo la sociedad no estará bien informada y eso va en detrimento de la Democracia".