Pasar la Navidad en Hogwarts entre chocolate caliente sin salir de Zaragoza

Caldero Mágico
photo_camera El Caldero Mágico es una coctelería inspirada en Harry Potter

Igual que el Callejón Diagón, El Caldero Mágico se encuentra oculto para que los muggles no puedan husmear en este local misterioso ubicado prácticamente en el centro de Zaragoza pero en una calle algo escondida (Monasterio de rueda, 4). Al llegar, uno de los importantes magos del lugar nos pedirá que pronunciemos el hechizo para poder acceder a esta coctelería que a más de uno le recordará en estos días a Hogwarts en Navidad. Con varita en mano (ella elige al mago y no al revés) y la túnica de una de las casas, los jóvenes aprendices podrán preparar desde el 26 de diciembre y hasta el 7 de enero un delicioso chocolate caliente en su nueva experiencia.

Bajo la luz de las velas colgantes y el cielo relampagueante del Gran Comedor, los aspirantes a magos deberán tomar asiento en las mesas y preparar su varitas e ingredientes mágicos para elaborar ellos mismos su chocolate caliente. Primero, se les entregará un caldero con leche hirviendo y con ayuda de su destreza y un hechizo abrirán la caja que contiene los dos sabores de la deliciosa bebida que prepararán: el chocolate a la taza tradicional y el chocolate blanco.

Después de eso deberán coger las cinco esencias que contenía la caja y con ayuda del olfato y de un juego estilo escape room escoger la ideal para hacer su creación. Con unas chispas de chocolate multicolores, un poco de nata y unos toppings de nubes y barquillos, los aspirantes a mago tendrán listo un delicioso chocolate caliente para resguardarse del frío y pasar una velada mágica con sus acompañantes.

Este plan del Caldero Mágico es perfecto para los más pequeños y un público más familiar, aunque no es el único pues el local ofrece también una auténtica clase de pociones en la que crear desde la poción de amor más poderosa (Amortentia) hasta la poción de alquimia o la de resurrección. Hay cócteles que cambian de color, crean espuma, burbujas o humo, lo que hace que los clientes se sientan como en la popular saga. Para asistir a la clase de pociones es necesario reservar en la web y tiene un precio de 30 euros por persona por tres cócteles.