TRIBUNALES

Una pareja de ancianos será indemnizada con 78.000 euros por adquirir preferentes con "deficiente información"

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha condenado a la entidad Popular Banca Privada S.A. a indemnizar con 78.000 euros a una pareja de ancianos a los que persuadió “con deficiente información” para adquirir participaciones preferentes de un banco islandés. La pareja de ancianos recupera así gran parte de los ahorros de toda su vida.

Zaragoza.- Dos ancianos serán indemnizados con 78.000 euros por los daños sufridos, tras haber sido persuadidos con "deficiente información" para adquirir preferentes otorgadas en la suscripción de participaciones preferentes del banco islandés Kaupthing Bank.

Así lo ha fallado la Audiencia Provincial de Zaragoza que ha condenado a esta entidad por entender que existió “defectos de información en la comercialización” del contrato suscrito por la pareja de ancianos. La pareja de ancianos recupera así gran parte de los ahorros de toda su vida.

Dicha sentencia es firme y viene a dar respuesta a los más de 5.000 aragoneses afectados por esta forma de comercialización de este tipo de productos de inversión de altísimo riesgo.

En el fallo se afirma que “las entidades financieras deben proporcionar al inversor la información adecuada del producto, advirtiéndole del riesgo y especialmente aconsejar debidamente de la inversión en relación especial con las características y perfil del inversor".

Los magistrados entienden que "es obvio que el producto ofrecido por el banco recurrente no se adaptaba al perfil netamente conservador de los demandantes, jubilados, con escasa formación académica y que aconsejaba invertir sus ahorros en un producto más seguro, diferente por supuesto, del producto ofertado por la recurrente, procede pues confirmar la Sentencia apelada en cuanto que declara la responsabilidad civil contractual de la entidad financiera”.

El producto financiero, suscrito el 9 de mayo de 2006, consistía en la adquisición de acciones preferentes Kaupthing Bank. "Las preferentes son un producto financiero complejo, correspondiéndose con un título valor que concede una remuneración prevista a expensas de que la sociedad obtenga beneficios, de pendiendo su valor en el mercado secundario de la solvencia de la sociedad y dependiendo del tipo de interés variable", explican desde Ausbanc.

Asimismo recuerdan que este tipo de preferentes "no se trata de un producto seguro, por lo que las entidades financieras deben proporcionar al inversor la información adecuada del producto, advirtiéndole del riesgo y especialmente aconsejar debidamente de la inversión en relación especial con las características y perfil del inversor".