ARTÍCULO PATROCINADO

La originalidad y las sorpresas harán de una boda el día perfecto

En un día tan importante como puede ser el día de una boda, las parejas buscan sorprender a sus invitados hasta el último detalle. Por ello, es fundamental que detrás de cada preparativo haya horas de decisión para dar con la elección que más se adecue al gusto de los que se darán el "sí quiero". La originalidad y el sentido práctico están presentes tanto en invitaciones como en detalles de boda pero las opciones son infinitas.

Zaragoza.- Una boda es un día muy importante para todos aquellos que deciden dar este  paso que marcará su futuro, pero además del amor, todo debe estar cuidado hasta el más mínimo detalle. Lo fundamental es sorprender a los invitados y hacerles disfrutar de un día tan emotivo y especial junto a quienes deciden darse el "sí quiero".

Antes de la esperada cita, los novios deben pasar por un largo período de decisiones e incertidumbre para dar con las invitaciones de boda perfectas, que harán que los invitados no duden un segundo en acudir a la celebración. Pero las opciones son infinitas y las hay para todos los gustos: desde la tarjeta más clásica y discreta hasta las que representan objetos como una maleta, un esmoquin o un billete de avión. Son mucho más llamativas y como adornos apuestan por los lazos, los colores y estampados. Algunos se atreven con fotos en pareja y hasta con forma de rompecabezas o puzles.

La tendencia más habitual es que las invitaciones se conviertan en una representación de cómo es la pareja, y que reflejen cuáles son sus gustos y afinidades. Esto hace que cada vez sean mucho más personales, lo que requiere más horas de elección hasta seleccionar la que más vaya con la pareja. Y para ello, empresas y wedding planners proponen multitud de opciones que también podrán verse en la Feria Nupzial de Zaragoza, que se celebrará del 11 al 13 de noviembre.

Sorprender a los invitados

En un evento de estas características es imprescindible dejar boquiabiertos a los invitados con cada detalle, desde el lugar de la ceremonia o el del banquete, hasta los detalles de boda que van a recibir como recuerdo. Pero en este sentido, las bodas han cambiado mucho, ya que ahora lo que se busca es que los invitados disfruten de su regalo en el momento. Y este es el caso de productos de calidad y de alimentación que reciben en sustitución a los clásicos detalles que,  quizás, muchos al final acaban metiendo en un cajón a perpetuidad. Mermeladas, licores, vino, bombones o, incluso, jabón son algunos de los regalos que se entregan en la actualidad. 

También son muy comunes objetos prácticos para utilizar en el día a día como, por ejemplo, abridores de botellas, gafas de sol, neceseres o memorias usb en forma de llave. Es por esto que además de sorprender, se busca el sentido práctico. Por ello, en las bodas tras horas de fiesta las mujeres se quitan los tacones para ponerse chanclas, manoletinas o alpargatas mucho más cómodas, y esta opción suele ser todo un acierto. Como lo son los protectores de tacones, para aquellas invitadas que no quieran bajarse de sus zapatos.

De la misma forma que en las invitaciones, las parejas quieren ofrecer lo que a ellos también les gusta o les representa; y, en ocasiones, los regalos suelen ir personalizados, como es el caso de las figuras de los novios.

Tampoco pueden faltar los complementos o productos de belleza. El foulard o las pulseras son un buen regalo que los invitados podrán darle uso después de la boda. Y para los que les gusta presumir, un set de manicura o brillos labiales pueden ser una buena elección. Como también lo son tapones con detalles para botellas de vino o los posavasos personalizados. 

En definitiva, las invitaciones y detalles de boda tienen que ser muy importantes dentro de la organización de un día como este porque de ellos dependerá que tanto los invitados como los novios disfruten de la celebración por todo lo alto y sean recordados hasta que "la muerte los separe".