Nadando con "brazadas solidarias" por Daniel, un niño con parálisis cerebral de María de Huerva

Daniel
photo_camera La prueba solidaria será el 10 y 11 de febrero

Daniel Morales cumplirá pronto los 9 años y puede presumir con orgullo de ser el hermano mayor de los pequeños Erik y Natalia, de 5 y 2, y también de que ellos le cuiden un montón. Sus padres, Juan y Anca, también le miman y hacen a veces lo imposible para que esté bien, pues Daniel tiene parálisis cerebral. La familia vive en María de Huerva aunque se desplazan con regularidad a Guadalajara para recibir un tratamiento de unos 3.000 euros que no está incluido en la Seguridad Social. A eso, lamentan, hay que añadir los gastos asociados al viaje y la estancia en la localidad. La parálisis afecta a Daniel no solo en el aspecto motor sino también en el digestivo, el habla, la respiración… y puede provocarle convulsiones epilépticas. Ahora, la prioridad de sus padres es que el pequeño pueda llegar a estar sentado. "Él tardó 3 o 4 años solo en aprender a sostener la cabeza, así que ahora estamos en eso. Tenemos que capear el temporal como viene", cuenta Juan Morales.

Para ayudar a capear ese temporal y hacer la vida de Daniel y la de su familia un poquito más fácil, Zaragoza se lanzará a nadar y a dar decenas de "brazadas solidarias" los próximos 10 y 11 de febrero con el VI 50x100 Desafío Brazadas Solidarias. Una prueba de natación de relevos y por equipos que se celebrará en las piscinas del Polideportivo San Agustín y del Stadium Casablanca en dos categorías: infantil (7-14 años) y máster (mayores de 14 años y sin límite de edad). Las inscripciones tienen un precio de 10 y 15 euros respectivamente y todavía están abiertas (hasta el 31 de enero) en el correo electrónico [email protected].

Triatletas, miembros de clubes deportivos, nadadores ocasionales y personas con algún tipo de discapacidad física y/o mental se agruparán en equipos de 10 personas, siempre mixtos, y se lanzarán a la piscina dispuestos a nadar los 500 metros que dicta la prueba a la mayor velocidad posible. "Hay personas en silla de ruedas, con autismo, miembros de la fundación DFA incluso atletas preseleccionados para los Juegos Olímpicos de París. En la prueba lo importante no es ganar ni nadie quiere eso, sino colaborar en una buena causa", explica Óscar Villanueva, organizador.

El año pasado 32 equipos se apuntaron a dar brazadas solidarias y este se pretende aumentar la participación con el objetivo de ayudar lo máximo posible a Daniel y su familia y también a otras entidades como ACCU Aragón. "Todo lo recaudado con las inscripciones en la categoría infantil que serán algo más de 2.000 euros irán para ayudar al pequeño Daniel. En ediciones anteriores hemos colaborado con Aspanoa pero hace algún tiempo decidimos ayudar a organizaciones más pequeñas y con menos recursos", cuenta el organizador.

Si Daniel se encuentra bien "porque ahora en esta época de virus y gripes lo pasa un poco mal porque lo coge todo", cuenta su padre, el 10 y 11 de febrero acudirán hasta las piscinas para agradecer a todo el mundo la participación en el evento solidario. "La verdad es que muchas veces nos paramos a pensar todo lo que nos da la gente y te sientes con la necesidad de devolverlo todo pero es imposible. Nunca podremos devolver tanto cariño y tanta ayuda que hemos recibido, la verdad", agradece Juan Morales.

Una de esas ayudas inestimables en el último año para la familia ha sido la de la Asociación tándem solidario o, lo que es lo mismo de Raúl Gurrea y Javier Torralba, el corazón y motor de una organización que siempre busca ayudar a quien más lo necesita. Cada año dedican sus esfuerzos a una causa, casi siempre ligada con los más pequeños y casi siempre también a enfermedades que dificultan la vida de estos y sus familiares. Este año le ha tocado a Daniel y a través de diferentes eventos, sobre todo de tipo deportivo, han conseguido recaudar algo más de 13.000 euros en todo el año que van íntegros al pequeño.

"Nosotros no nos quedamos nada porque somos una asociación muy pequeña que tenemos muy claro que todo lo que recaudamos va íntegramente para nuestras causas. Gracias a las donaciones y a la solidaridad de la gente, Daniel ya puede tener unos 5 años de ese tratamiento que hace en Guadalajara", ha agradecido Javier Torralba. Así corriendo, nadando o "bicicleteando", el tándem siempre intenta "quitar piedras en el duro camino de las familias" a pesar de que ellos (Javier padece un cáncer y una enfermedad degenerativa llamada Retinosis Pigmentaria y Raúl es diabético tipo 2) también tienen las suyas propias.