El Museo de la Tortilla da una alegría y continuará abierto

Así lo ha confirmado su dueño, Luis Navarro, actual propietario que se jubila y ha agradecido que alguien tome las riendas de su negocio ubicado en la calle Cadena 18, en pleno corazón de la Magdalena
museo-de-la-tortilla
photo_camera Este clásico local situado al final de un estrecho callejón de la Magdalena abrió sus puertas hace ya 36 años

La mítica tasca y Museo de la Tortilla de Zaragoza evita el cierre y logra el relevo generacional tras meses de incertidumbre el los que se pensaba que el negocio cerraría. El famoso museo-bar permanecerá en la misma ubicación de siempre, calle Cadena 18, en pleno corazón de la Magdalena. Así lo ha confirmado su dueño, Luis Navarro, actual propietario que se jubila y ha agradecido que alguien tome las riendas de su negocio.

Este clásico local situado al final de un estrecho callejón de la Magdalena abrió sus puertas hace ya 36 años. Desde ese momento, zaragozanos y visitantes no han dejado de abarrotar cada fin de semana este escondido establecimiento para probar algunos de los sabores de sus tortillas. Y es que en este rústico local, para los que aún no lo conocen, ofrecen hasta casi treinta variedades de tortilla francesa.

Pero todas las alarmas sonaron cuando el pasado mes de marzo el dueño de este mítico local anunció el cierre del museo-bar cuando no encontró a ningún comprador que continuara con el negocio. La noticia se hizo eco a nivel nacional y muchos medios nacionales publicaron el inminente cierre del bar de Luis Navarro, que con 70 años deseaba traspasar su bar, sin llegar a vendérselo a ningún fondo privado.

Parece que la noticia dio la vuelta a España, porque después de meses de rumores y dudas, este establecimiento ha encontrado nuevo dueño, según lo anunciaba el perfil oficial del bar en Facebook. La identidad del nuevo propietario aún es un misterio pero lo que ya es seguro es la vuelta del Museo de la Tortilla de Zaragoza a las calles de la Magdalena. Con un final feliz, por sus puertas seguirán entrando familias enteras, parejas y amigos para disfrutar de las creaciones de esta tasca y museo al mismo tiempo.

UN HISTÓRICO LOCAL EN PLENO CORAZÓN DE ZARAGOZA

El Museo de la Tortilla abrió sus puertas en 1988 bajo el nombre de “Mesón de la Tortilla” y en otra ubicación de la que está actualmente. 36 años después, el local permanece abierto y dando guerra, de martes a sábados en horario de tarde. Los domingos y lunes permanece cerrado. Aún queda saber si con el nuevo propietario los horarios cambiarán o se mantendrán fijos. Lo que no variará será el sabor de sus platos y el esfuerzo constante que tanto le caracteriza al museo-bar.

Su extensa barra expone una gran gama de este producto que va desde las más tradicionales como la de patata o la de calabacín, hasta otras más especiales como son la de queso de cabra con cebolla caramelizada, pulpo, berenjena, sesos, bacalao, oreja, ajos tiernos, chorizo picante o la de boletus.