Una multitud de personas recorre las calles de Zaragoza en defensa de una Palestina libre

La manifestación, convocada por Casa Palestina, ha tenido un recorrido desde la Aljafería hasta La Seo
Una multitud de personas recorre las calles de Zaragoza en defensa de una Palestina libre
photo_camera Una multitud de personas recorre las calles de Zaragoza en defensa de una Palestina libre

La Nakba (la Catástrofe) no supone un momento de celebración festiva para Palestina, sino una conmemoración a modo de protesta contra la ocupación israelí del territorio palestino hace más de 75 años. La manifestación convocada por Casa Palestina que ha recorrido el centro de Zaragoza desde la Aljafería hasta La Seo, ha sido secundada por una multitud de personas que han lanzado un grito al cielo cuando se cumplen más de 7 meses de la Guerra en Gaza. La marcha, con un itinerario desde la Aljafería hasta La Seo pasando por paseo Echegaray, se produce en un momento en el que las relaciones con la Universidad y algunas instituciones aragonesas se mantienen tensas. 

Durante el recorrido de la manifestación por Palestina, a la que han acudido multitud de personas, se han escuchado gritos de “boicot a Israel” o “Palestina vencerá”. “Hoy es un día importante para transmitir el deseo de nuestro pueblo de vivir en paz con nuestros derechos y contamos con el apoyo de la ciudadanía zaragozana, donde la respuesta siempre ha sido muy importante para la comunidad palestina en Aragón”, ha señalado el presidente de Casa Palestina en Aragón, Ibrahim Abiat.

Pese al “consuelo que supone recibir el apoyo de Zaragoza”, el presidente de Casa Palestina Aragón, Ibrahim Abiat, ha apuntado a la “falta de un apoyo contundente por parte del Ayuntamiento de Natalia Chueca y del Gobierno de Azcón”. “Solo tienen que hacer una condena del genocidio y de las violaciones de los derechos humanos que se están produciendo no solo en la franja de Gaza, sino en todo el territorio palestino ocupado y Cisjornadia”, ha sentenciado Ibrahim Abiat.

Una de las manifestantes y miembro de Casa Palestina, Elena Laguna, ha pedido a la ciudadanía europea “más movilización”, además de condenar las acciones a nivel internacional y militar de Israel y EEUU. “Se trata de solidarizarse con un pueblo que está siendo masacrado, con miles de niños asesinados”, ha recalcado la manifestante al punto de la manifestación.

Otra de la manifestantes ha hecho ahínco en el carácter no festivo de la manifestación, donde también ha recordado que “ahora mismo se están produciendo ataques contra un pueblo, y la ciudadanía no debería quedarse en casa. Deberían estar aquí muchas más personas”.

Al término de la manifestación en la catedral de La Seo, se ha desplegado una tienda de campaña o jaima en recuerdo de los cientos de millones de refugiados palestinos que se han visto forzados a abandonar sus casas por el conflicto y las acciones continuadas del ejército israelí. “Las jaimas representan a los refugiados palestinos que viven ahí desde 1948, con el origen de la Nakba”, ha aclarado el presidente de Casa Palestina en Aragón.

LA NAKBA: LA GUERRA POR EL RELATO CONTINÚA

Fue el 14 de mayo de 1948 cuando la independencia de Israel fue proclamada. Para los palestinos, la fundación de Israel supuso una catástrofe, una Nakba. Ya han pasado 76 años. Los palestinos no celebran nada, y la Nakba no es más que un presente ininterrumpdo, prolongado en el tiempo hasta hoy, en plena guerra contra Gaza.

La destrucción de fuentes documentales de la historia del pueblo palestino llevadas a cabo por los sionistas no han conseguido borrar las evidencias de la Nakba. Después de las milicias sionistas y los primeros gobiernos palestinos, 5,9 millones de refugiados están reconocidos hoy como refugiados, según la Unrwa (la agencia creada por las Naciones Unidas). En la actualidad, ese número ha aumentado sin que parezca que vaya a detenerse.

Uno de los aspectos fundamentales de la Nakba es el memoricido y su lucha contra él. Autores como Salman Abu-Sitta han consagrado su vida en la documentación de la destrucción, de pueblos, aldeas y tesoro cultural palestino en los más de 75 años de historia del particular apartheid israelí.