El ministro Marlaska llama a las instituciones a mejorar la seguridad vial para las motos

Unas 88.000 motocicletas están matriculadas en Aragón, lo que obliga a las instituciones a actuar por su seguridad vial
IMG_0003
photo_camera Grande-Marlaska ha clausurado una conferencia internacional sobre seguridad vial en moto que se ha celebrado durante dos días en Zaragoza

Unas 88.000 motocicletas están matriculadas en Aragón, con una tendencia creciente en los últimos años, dado su precio, más accesible que los coches, o su facilidad para moverse de puerta a puerta, lo que obliga a las administraciones a afrontar políticas que incidan en su seguridad vial. A ello se ha comprometido este jueves en Zaragoza el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, consciente de la vulnerabilidad de este tipo de vehículos en las carreteras.

El responsable de Interior ha participado en la clausura de la Conferencia Internacional sobre Seguridad Vial en Moto, que se ha celebrado en el Mobility City de la capital aragonesa durante los últimos dos días. Durante su intervención, Grande-Marlaska ha pedidos a las instituciones públicas que se preparen para gestionar el crecimiento del número de motos en las carreteras “con el menor impacto en la seguridad vial”. “Muchos ciudadanos encuentran ventajas que no ven en otros vehículos. La moto ha asumido un nuevo papel preponderante para la movilidad compartida, el comercio electrónico o el reparto a domicilio”, ha señalado.

Además, las cifras hablan por sí solas, con 299 fallecidos en accidentes de moto en España en 2023, un 18% más que en 2022, y con una tendencia creciente que el ministro ha calificado como “inadmisible”. “Son un 25% de las personas fallecidas en carreteras, pero menos del 3% de la movilidad motorizada. En cada kilómetro, el riesgo de morir es 18 veces superior a si viajas en un coche”, ha incidido Grande-Marlaska.

Por ello, el ministro ha asumido el compromiso de “reducir el riesgo” de los motoristas con políticas de seguridad directas para estos conductores, como actualizar los contenidos de los cursos de recuperación de puntos o revisar los exámenes de motos de gran cilindrada, con más peso en las pruebas por carretera. “Quiero liderar la seguridad vial en la moto. Me comprometo a que el Ministerio y la DGT adoptemos un papel más activo en el intercambio de buenas prácticas con otros organismos nacionales e internacionales”, ha añadido Grande-Marlaska.

LA RENOVACIÓN DE LAS CARRETERAS AUTONÓMICAS

En esta clausura también ha participado el consejero de Fomento del Gobierno de Aragón, Octavio López, quien ha destacado el deber que tienen las administraciones para dotar a las carreteras de la “mayor seguridad posible”, especialmente para las motocicletas. “El conductor de moto es muy vulnerable, comparte vías con vehículos más voluminosos y requiere de más medidas de seguridad”, ha resaltado el responsable del ramo.

Ante ello, el Ejecutivo quiere actuar sobre los 5.700 kilómetros de carretera autonómica, la mitad de las existentes en todo el territorio, con el Plan Extraordinario de Carreteras, con el que se reformarán unos 1.700 kilómetros, y otro Plan para 2025-2040. “Cada tramo y cada kilómetro se diseñarán para mejorar la seguridad de los motoristas. Cualquier acción en el pavimento incide en una mejora de la seguridad, máxime si se tiene en cuenta criterios específicos de la seguridad en las motos”, ha afirmado López.

Por su parte, Jordi Bordoy, presidente de Anesdor, la asociación de empresas del sector organizadora de estas jornadas, ha reclamado que los coches y vehículos incorporen herramientas para identificar las motocicletas, al igual que ya hacer con los peatones, así como una política fiscal acorde para reducir la edad del parque. “Necesitamos infraestructuras más seguras, no centradas únicamente en el coche, y con una planificación para la próxima década. La moto no puede seguir siendo la gran olvidada”, ha subrayado.