Miles de besos para los niños hospitalizados en Zaragoza: "Que sonrían también es urgente"

Los niños del coro del colegio Montessori han cantado una canción a los niños ingresados y han lanzado miles de besos a los niños en el Servet con motivo del Día del Niño Hospitalizado
photo_camera Se ha leído también un manifiesto

"Te lanzo un beso, un beso redondo, un beso que no tiene fondo, uno de esos besos que te invaden todo el cuerpo". Hoy en el Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza a los pitidos y el ruido de las máquinas y los goteros se sumaba una banda sonora muy especial, a cargo del coro del Colegio Montessori, que se traducía en miles de besos para aquellos niños ingresados Fue un 13 de mayo de 1986 cuando el Parlamento Europeo emitió la resolución de la Carta de los Derechos del Niño Hospitalizado y como cada año desde hace una década, personal sanitario y asociaciones se han reunido a las puertas del hospital para intentar, al menos, sacar una sonrisa a esos pequeños ingresados.

Lo han hecho a través de esa canción de Conchita y con unos carteles con cientos de besos dibujados para intentar transmitirles la fuerza necesaria para luchar contra sus enfermedades. Con alguna que otra lágrima, los padres y madres de los pequeños, los voluntarios y los miembros del coro del Colegio Montessori (de tercero a sexto de Primaria) levantaban sus carteles y unían sus voces por ellos. Actualmente son 100 los niños que se encuentran hospitalizados en el Servet, unos 70 en el área de Pediatría, Cirugía y UCI Pediátrica y otros 30 en las unidades de Neonatología.

"Hoy, como cada 13 de mayo, más de 200 hospitales y unas 30 entidades sociales nos concentramos en un día para ellos porque que sonrían también es urgente. Además, hacemos un llamamiento al reconocimiento de este 13 de mayo como el Día Nacional del Niño Hospitalizado porque todos sumamos y así se muestra el compromiso con esas familias y esos menores que tienen que hacer del hospital su casa", ha leído la subdirectora del Hospital Materno Infantil, Mercedes Ruiz de Temiño.

Diferentes entidades sociales como la Fundación Ronald McDonald, la Asociación Española Contra el Cáncer, Aspanoa, Cruz Roja o el voluntariado de CaixaBank, entre otras, han contribuido este lunes a que el día de los niños sea un poco menos duro con diferentes actividades como una entrega de regalos, talleres, cuentacuentos... Paco Alcázar, voluntario de la AECC, contaba que su labor de cada lunes era estar en el área de Oncopediatría y que este 13 de mayo era similar a la visita de Papá Noel que tienen cada año los niños hospitalizados.

"Este es un día precioso. Con toda la ilusión ya desde el punto de la mañana vamos entregando regalos, sacándoles una sonrisa. No les podemos dar besos porque a veces tienen las defensas bajas pero bueno es una maravilla. Estamos encantados de poder colaborar y a veces se nos olvida incluso que están enfermos porque para nosotros es un regalo. Para ellos supone olvidarse por un rato olvidarse de su enfermedad, que los goteros pasen antes, que todo les duela menos y que incluso la cara se les alegre", contaba Paco Alcázar.

Rogelio Esteban lleva siendo voluntario de Aspanoa 28 años y antes de eso es un padre afectado por la enfermedad. De ayudar y prestar apoyo y compañía a familias de niños con diferentes enfermedades se ocupaba hasta antes de la pandemia. "Es una labor que me ha dado mucho porque los niños te dan todo y conseguimos que se olviden de la enfermedad que tiene y que sean ellos. De lo que se trata es de que los niños sigan siendo niños y creo que en estos días es lo que conseguimos. Es un día más que emocionante, especial", ha reconocido.