La piedad y la sabiduría de San Enrique II y San Esdras se recuerdan en el santoral del 13 de julio 

El santoral católico recuerda hoy jueves 13 de julio a San Enrique II, emperador del Sacro Imperio Romano.
santoral 13 julio
photo_camera El santoral católico recuerda hoy jueves 13 de julio a San Enrique II, emperador del Sacro Imperio Romano

El santoral católico recuerda hoy jueves 13 de julio a San Enrique II, emperador del Sacro Imperio Romano. San Enrique II nació en Baviera, Alemania, en el siglo XI. Fue un gobernante piadoso y justo que promovió la paz y la justicia en su reino. Durante su reinado, se preocupó por el bienestar de su pueblo y se esforzó por proteger los derechos de la Iglesia. Además, fue conocido por su generosidad hacia los pobres y su compromiso con el servicio cristiano.

Este 13 de julio, el santoral también homenajea a San Esdras. San Esdras vivió en el siglo V a.C. y fue un destacado erudito y escriba del antiguo Israel. Fue una figura clave en la restauración de la ley y la enseñanza religiosa después del exilio babilónico. San Esdras dedicó su vida a estudiar y enseñar la Ley de Moisés, y desempeñó un papel fundamental en la preservación de las tradiciones y la identidad religiosa del pueblo judío.

San Esdras, como escriba, fue reconocido por su habilidad para interpretar y enseñar las Escrituras, y su influencia fue vital para fortalecer la fe y la adhesión a los mandamientos divinos. Su dedicación y sabiduría han sido honradas a lo largo de los siglos, y su ejemplo sigue inspirando a los estudiosos y creyentes en la importancia de la enseñanza y el estudio de las Escrituras para nutrir la fe y la conexión con lo divino.

En este día especial, la Iglesia conmemora a San Esdras, destacando su papel fundamental en la preservación de la ley y la enseñanza religiosa. Su dedicación a la Palabra de Dios y su influencia en la comunidad judía lo convierten en un modelo a seguir para aquellos que buscan profundizar su conocimiento y comprensión de la fe. Que su ejemplo nos anime a buscar la sabiduría y la guía de las Escrituras en nuestra propia vida de fe.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.