MARÍA TERESA GÁLVEZ

"La investigación en Aragón es muy rentable"

María Teresa Gálvez es la directora de la Fundación Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo, Araid; una fundación sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es la incorporación de investigadores y científicos. El Gobierno de Aragón busca convertir la Comunidad en un territorio atractivo y estable para los investigadores.

Zaragoza.- La Fundación Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (Araid), que dirige María Teresa Gálvez desde 2009, persigue fomentar la incorporación de investigadores y promover de esta manera la investigación y la generación de conocimiento en Aragón. Por ello, la Fundación está abierta a cualquier campo de investigación y a cualquier profesional que acredite un trabajo de calidad en el ámbito internacional. Asimismo, entre sus objetivos se encuentran suscitar el interés de la sociedad aragonesa por el desarrollo y la innovación.

Los pasados 7 y 8 de mayo, Araid organizó el I Congreso de Comercio Electrónico i-commerce, destinado a las pymes tanto de Aragón como de todo el territorio nacional. En él se dieron cita, ponentes de renombre de importantes empresas como VISA, MasterCard o Telefónica.

Pregunta.- ¿A qué se dedica Araid, la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo?
Respuesta.- En Araid nos dedicamos sobre todo a atraer talento, nuestro objetivo principal es contratar investigadores, normalmente gente que está en el extranjero y que ha desarrollado una carrera profesional en la investigación y quiere volver. Nosotros tenemos, en este momento, 32 investigadores, y con la última convocatoria que hemos hecho de otros 18 más, en el mes de agosto seremos 50 investigadores repartidos por todos los centros de la Comunidad Autónoma de Aragón.

P.- ¿Qué otros proyectos desarrollan en Araid?
R.- Tenemos otras líneas como son la promoción de la innovación y el desarrollo dentro de la sociedad aragonesa. Somos una fundación sin ánimo de lucro regional porque somos del Gobierno de Aragón. Entre las otras actividades, que no son la principal -la captación de investigadores-, desarrollamos actividades como la de organizar el Congreso de Comercio Electrónico. Cosas innovadoras que no se hayan realizado o que no se hayan hecho de la misma forma y que permitan que de alguna manera toda la sociedad en Aragón, las empresas, los centros de investigación vayan progresando dentro de lo que es la capacidad europea.

P.- ¿Desde cuándo existe Araid?
R.- Araid es una fundación muy joven, empezó a funcionar en el año 2007. Lo que nosotros hacemos es lanzar cada año como mínimo una convocatoria para atraer a los investigadores. Pueden ir a centros de investigación, a la Universidad, a centros del CSIC o a industrias que estén desarrollando una labor de I+D+I. Hasta el año pasado, que todavía no estábamos en esta famosa crisis, los investigadores eran absolutamente pagados por el Gobierno de Aragón, al cien por cien. En el año 2010 obtuvimos un proyecto europeo que consiste en que la Comunidad Europa nos paga el cuarenta por ciento de los gastos del salario bruto de nuestros investigadores y el sesenta por ciento tiene que ser aportado o bien por el Gobierno de Aragón o bien por aquellas entidades que van a alojar a los investigadores que son quienes los van a disfrutar. Lanzamos dos convocatorias al año, y la verdad es que con mucho éxito. Este año era la primera vez que cofinanciaban los centros a los que iban a ir los investigadores, teníamos 18 plazas y hemos tenido 32 solicitudes. Ha sido un éxito porque, en este caso, los centros tienen que aportar el sesenta por ciento restante del coste del investigador.

Gálvez afirma que la investigación en Aragón es muy rentable
Gálvez afirma que la investigación en Aragón es muy rentable

P.- ¿En qué medida les afecta la crisis?
R.- Nos afecta en el mismo aspecto que afecta a todos los presupuestos de la Comunidad porque nosotros nos nutrimos de presupuestos de la Comunidad Autónoma y en la aportación que pueden hacer aquellas otras personas de nuestros programas como son las entidades y alguna ayuda del Ministerio que hemos conseguido. Nos afecta en que no hemos crecido como deberíamos de haber crecido o no podemos aportar tanto, pero no nos está marcando estrictamente un antes y un después. Me parece que somos de los pocos sitios dedicados a la investigación que estamos manteniendo nuestra línea de desarrollo.

P.- ¿Qué otras actividades llevan a cabo en relación con el desarrollo de la investigación?
R.- Hacemos conferencias y jornadas de divulgación en colaboración con Ibercaja. Una actividad que les suele gustar mucho más a las empresas porque damos dinero, es el llamado “cheque-tecnológico”. Nosotros ayudamos con 8.000 euros a todas aquellas empresas que tengan una innovación de producción o en proceso; es decir, que hagan un cambio para mejorar en colaboración con grupos de investigación de Aragón. Son proyectos pequeñitos, ya que con ocho mil euros no puedes hacer mucho pero anima a la gente a participar. Hace un año lanzamos también un proyecto más grande en el cual las empresas aportan el sesenta por ciento del dinero y nosotros el cuarenta por ciento. Son proyectos que duran dos años; en este último caso tenemos aproximadamente unos diez. Con el cheque, en las tres ediciones que hemos hecho, hemos llegado casi a unas 250 empresas, la mayoría empresas pequeñas.

P.- ¿Con qué tipo de empresas colaboran?
R.- A mí me resulta muy curioso el ejemplo de una empresa de chocolates de Teruel que introdujo en su proceso de producción el ácido fólico, un ácido que necesitan tomar en general las embarazadas; una empresa tradicional de chocolates de toda la vida a la que ayudamos a modificar ese proceso de producción introduciendo el ácido fólico. Otro ejemplo de empresa tradicional serían las empresas de azafrán en Teruel, a las que damos apoyo para desarrollar una línea de cosméticos de azafrán. Son empresas que estaban implicadas y que han desarrollado esos procesos de innovación con unidades de investigación de la Universidad de Zaragoza, de centros del CSIC o de cualquier centro con el que colaboremos.

Además de estos casos más chocantes, también se desarrollan proyectos de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) o desarrollo de software. Otro ejemplo, es una empresa pionera en Aragón, que se dedica a la fotografía aérea y que ahora es capaz de hacer fotografías aéreas en tres dimensiones. Para los más curiosos, tenemos un canal de información o blog que se llama “Te ayudamos a crecer”, que es el nombre del programa que desarrollamos con Ibercaja, y ahí tenemos unos veinte vídeos de las actividades más vistosas, porque todas las cosas no se pueden enseñar, un software es difícil de visualizar.

P.- ¿Qué actividades tienen más aceptación?
R.- El cheque-tecnológico es una de las cosas que más le gustan a todo el mundo de lo que hacemos en Araid porque es dar dinero y darlo de una forma que a todos nos gusta, evidentemente provechosa porque tiene que servir para algo pero también rápida. Tú lo pides, en menos de tres semanas se concede, y no se pide nada más que una memoria y un cronograma. Cuando se cumple ese cronograma se hace la memoria y se garantiza que se ha hecho y se abona los ocho mil euros, no hay que esperar, no hay que hacer trámites, en fin, es bastante rápida. Entonces las tres convocatorias han tenido demasiado éxito.

La Fundación está abierta a cualquier campo de investigación
La Fundación está abierta a cualquier campo de investigación

P.- ¿Es rentable la investigación?
R.- Imagínate, por hacer un cálculo, si nuestros investigadores de media a lo largo de los cinco años que llevan nos han supuesto un desembolso de siete millones, hemos traído a Aragón en proyectos de investigación de dinero, no de calidad, más de 40 millones de euros. Pero esos 40 millones no los tengo yo en una caja, sino que los tengo invirtiendo en proyectos de inversión en los centros donde los investigadores están. Es una rentabilidad real porque, en estos momentos, de los 32 investigadores Araid dependen 135 personas de diversas categorías, becarios, profesionales, gente de talleres...

P.- ¿Hay centros como Araid en España?
R.- Como nosotros, en España existen otras dos fundaciones, Ikerbasque, en el País Vasco e Icrea en Cataluña. Ikerbasque tiene un presupuesto anual de diez millones de euros, nació más tarde que Araid y tiene más de 200 investigadores, con lo cual no nos podemos comparar. Icrea tiene un presupuesto consolidado de ocho o nueve millones y han llegado a tener hasta 280 investigadores. Nosotros somos pequeñitos, pero tenemos una gran excelencia precisamente porque somos pequeños.

P.- ¿Realizan colaboraciones con organismos internacionales?
R.- En Araid se exige que los investigadores hayan estado fuera y vuelvan o que venga de fuera, es decir, que sean extranjeros. Al no ser investigadores noveles, sino que ya llevan siete y ocho años de experiencia, tienen ya establecidos determinados convenios de colaboración. De hecho, los proyectos europeos se consideran siempre en colaboración con otros países, con otras instituciones, nosotros tenemos convenio de colaboración con la Universidad, con el CSIC, con diversos centros de investigación. Ellos son el alojamiento donde viven nuestros investigadores, trabajan allí, viven allí y están sometidos a su disciplina. Tenemos convenio con todos los centros de investigación de Aragón, incluso en las ramas de letras que suele ser más difícil, tenemos convenio con la Facultad de Derecho y proyectos en todas las ramas de la ciencia.

I Congreso de Comercio Electrónico

P.- ¿Cómo surgió esta iniciativa?
R.- El Congreso de Comercio surgió como una iniciativa de Ibercaja dentro del convenio que tenemos con la caja para el cheque-tecnológico de dinero. El congreso forma parte de las actividades que nosotros hacemos para divulgar o introducir lo que es la innovación, contar un poco lo que hacemos porque tenemos casos de éxito muy buenos, aparte del típico caso de Barrabés que todos conocemos (tienda aragonesa de venta de material de montaña a través de Internet que ha tenido gran éxito), por eso lo que queremos es que de alguna forma se vea lo que hacemos y nos enteremos todos.

P.- ¿A quién está dirigido?
R.- El congreso está dirigido casi todo a formas de pago, seguridad en el pago, casos de éxito de grandes compañías, nuevos productos que están desarrollando estas compañías, y también pretendemos mostrar un poco algo de lo que se hace porque a veces siempre decimos que se hacen pocas cosas. La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) está llevando a cabo un programa con la ayuda Araid para desarrollar las facturas electrónicas del teléfono y las formas de pago seguras. Se trata de enseñar, no ya el hecho de montarte un negocio, que es el caso de las tiendas virtuales que de hecho tienen mucho éxito, sino de esta forma complementaria de hacer negocio. Cómo conseguir que tu cliente cuando te pague se sienta seguro y cómo estar tú seguro de que vas a cobrar, que también es importante, cómo llegar a acuerdos con esas grandes compañías, VISA, MasterCard, todas ellas participantes, y su colaboración ha sido estupenda.

P.- ¿Se cometen muchos errores debido al desconocimiento?
R.- El problema es el desconocimiento y la incredulidad y la inseguridad que tenemos todos. Ahora nos hemos acostumbrado, algunos más, otros menos, a comprar por Internet; a poner tus datos… pero todavía hay reticencias de la gente e incluso de los propios comerciantes, no están muy seguros, no saben cómo pueden convencer, no saben cómo les representa eso a Hacienda. Nuestra idea de este congreso ha sido contar esas cosas y que la gente pueda establecer contacto entre ellos, enterarse de las grandes compañías que hacen esto, conocer la parte del software, qué hay que instalar y de cualquier otra actuación que permita esta conexión rápida entre el comercio y el que va a comprar.

P.- ¿Qué tal ha sido la respuesta de los ponentes?
R.- Las respuestas de los ponentes han sido excelentes, hemos tenido desde personas que vienen del Consejo Superior de Cámaras que nos han contado cuál es la situación del comercio real, representantes de CEPYME, de VISA, MasterCard, de EURO 6000, de Visa Privé, hasta una persona que es como el gurú de lo que es la venta de comercio electrónico.