La Guardia Civil imputa al propietario de un coto el envenenamiento de varios animales protegidos

La Guardia Civil ha imputado al propietario de un coto privado de caza el envenenamiento de varios animales. El Seprona comenzó la investigación, tras hallar el cadáver de un ejemplar de Milano Real. Podría haberse mezclado veneno en trozos de carne, que al ser ingeridos por las rapaces, les provocó la muerte.

Zaragoza.- El propietario de un coto privado de caza ha sido imputado por la Guardia Civil como supuesto autor de delito contra la protección de la flora, fauna y animales domésticos por emplear cebos envenenados que han causado la muerte a especies protegidas. El hombre está domiciliado en Lérida y tiene 60 años.

La investigación comenzó con el hallazgo de un cadáver de un ejemplar de Milano Real en las proximidades de un coto privado de esta provincia. El animal fue entregado en el Centro de Recuperación de Especies de la Fauna Silvestre “La Alfranca” en Pastriz.

La necropsia preliminar realizada al ejemplar, mostró la ingesta de veneno granulado altamente tóxico, presumiblemente carbofurano, cuya utilización se encuentra prohibida en la Unión Europea desde diciembre de 2008.

Ante tal descubrimiento, el Seprona, ayudado de perros detectores de cebos envenenados Pertenecientes al Servicio Cinológico de la Guardia Civil desplazados desde Madrid, realizó una inspección pormenorizada de la zona del hallazgo del ejemplar muerto y de los cotos de caza existentes en las proximidades.

En el coto privado del imputado encontraron otro cadáver envenenado de Aguilucho Lagunero, junto a un trozo de perdiz roja, que al parecer se utilizó como cebo. Además, los miembros del Instituto Armado encontraron una trampa artesanal para ejemplares de caza mayor dispuesta para su uso, el cadáver de un jabalí con un disparo de escopeta en el cráneo y el cadáver de cuatro perros (desaparecidos y denunciados por sus propietarios) que presentaban disparos a bocajarro.

El mismo día hallaron en el interior de un cobertizo, varios envases con sustancias tóxicas y un envase de cristal, sin etiquetado, conteniendo una pequeña cantidad de una sustancia similar a la encontrada en las aves muertas y que presumiblemente fuera el veneno empleado.

Además, se encontraron 33 cartuchos de postas (munición prohibida para la caza), una escopeta de caza cargada con tres cartuchos de postas, lista para su uso y 11 lazos de acero, sin tope, de distintos diámetros, aptos para la caza menor y mayor.

La zona donde está enclavado el coto privado es una zona LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y está dentro del ámbito de protección del Cernícalo Primilla y del Águila Azor Perdicera.

El Milano Real y el Aguilucho Lagunero se hallan catalogados como “Sensibles a la alteración de su Habitat”, en el Catálogo Aragonés de Especies Amenazadas y en el Anexo IV de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, la segunda categoría de protección más alta, sólo superada por la categoría de “En peligro de Extinción”.