Garijo deja la Policía Nacional en Aragón para ser comisario de Málaga

El hasta ahora número dos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón y jefe de la Unidad de Coordinación Territorial, Pedro Garijo, dejará en unos días su actual destino para ser comisario provincial de Málaga. Unos cambios en la cúpula policial que han satisfecho a los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía.

Zaragoza.- Continúan los cambios en la cúpula de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Aragón. Después del reemplazo de Rafael Arenas al frente de esta institución, dentro de unos días el número dos y jefe de la Unidad de Coordinación Territorial, Pedro Garijo, dejará su actual destino para ser comisario provincial de Málaga.

Un cambio que ha sido confirmado desde la Delegación del Gobierno de España en la Comunidad Autónoma, si bien todavía se desconoce cuándo se irá y por quién será sustituido. Un hecho que ha satisfecho a los sindicatos policiales, después de que varios de ellos como CEP o SUP pidieran su cese en repetidas ocasiones.

El secretario general de uno de estos colectivos, concretamente el de la Confederación Española de Policía (CEP), César Lambea, ha valorado la marcha de Garijo por entender “nefasta” su aportación a una etapa en la que la plantilla ha experimentado una notable profesionalización.

Lambea ha agradecido estos cambios a la nueva Dirección General de Policía, ya que, a su entender, el “ambiente” en la plantilla del Cuerpo Nacional “se había enrarecido muchísimo”. Todo, según ha apostillado, porque la anterior Jefatura decidió potenciar la unidad de régimen disciplinario, emprendiendo una política de expedientes masivos.

Además, ha recordado que ambos dirigentes de la Policía fueron los responsables de la retirada del complemento de turnicidad a algunos agentes. Los 95 euros que perciben algunos agentes por trabajar en varios turnos en la misma jornada han sido denegados por motivos hasta ahora no sancionados. “Sale a unos escasos 7 euros la noche, pero al ser con efecto retroactivo en algunos casos se vieron nóminas reducidas en 400 euros”, ha aseverado.

Cinco meses desde el cambio del jefe superior

Jesús Villar del Saz es desde el 25 de enero el nuevo responsable de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. Un cambio que se unió a los otros ocho primeros relevos que cometió el nuevo director general de la Policía, Ignacio Cosidó.

Cinco meses de mandato que han sido valorados por César Lambea, quien ha resaltado “su predisposición a hablar y a buscar el consenso con las partes”. “Los comienzos están siendo muy buenos porque siempre busca consejos y siempre mira no sólo por la Policía en su conjunto, sino por cada funcionario”, ha recalcado.