La Fundación Rey Ardid reclama más plazas concertadas para atender a enfermos mentales

La Fundación Rey Ardid asegura que las familias no pueden asumir el coste de la intención integral de enfermos mentales y por ello muchos afectados carecen de la asistencia necesaria. Su gerente ha reclamado, durante la visita de la directora del IASS a uno de sus centros, que el Gobierno autonómico concierte más plazas.

Zaragoza.- La Fundación Rey Ardid, que atiende en Aragón a más de 300 personas con enfermedades mentales graves, ha reivindicado un aumento de las plazas concertadas con el Gobierno de Aragón para cubrir las necesidades este colectivo, tanto en sus centros como en los de otras entidades que prestan ese servicio a la Administración.

El gerente del grupo Rey Ardid, Manuel Hernández, ha explicado que, a diferencia de lo que ocurre con las residencias de mayores, en salud mental no existe demanda privada, porque “las familias no pueden atender los costes de una atención integral”, y cuando no hay suficientes plazas concertadas, “simplemente hay enfermos no atendidos”.

Hernández ha hecho estas declaraciones durante una visita de la directora gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Cristina Gavín, a uno de los centros de la fundación, el Espacio Visiones, en Zaragoza. “Nosotros minimizamos un poco este problema, atendiéndolos gratuitamente en actividades muy laxas como las que se realizan en este centro, talleres ocupacionales o el club social de actividades lúdicas, donde les prestamos servicio tengamos o no tengamos concierto”, ha añadido.

El Espacio Visiones es un centro en el que se realizan actividades artísticas como pintura, danza, teatro, expresión corporal, percusión, uso de medios audiovisuales, etc. El objetivo es fomentar el desarrollo integral de las personas con discapacidad mental, propiciando la participación colectiva y estimulando su creatividad, subjetividad y autonomía.

Los asistentes a estas actividades son personas que han sido o están siendo atendidas en centros propios de la fundación o del sistema público de Salud, a las que se intenta “dar contenido para su vida”, según Hernández. El gerente del grupo explica que “cuando un enfermo mental va a consulta psiquiátrica, le revisan la medicación y le piden que vuelva en tres meses; pero durante ese tiempo, nosotros intentamos darle algo que le enganche, a lo que pueda adherirse, y las actividades culturales o artísticas son muy motivadoras”.

La directora del IASS ha valorado el trabajo que desarrollan en este y otros centros de la fundación: “Está prestando unos servicios que el Gobierno de Aragón no presta, como hacen otras entidades, y poco a poco vamos mejorando la situación para que al final las personas estén bien atendidas. La Fundación Rey Ardid es un claro ejemplo del buen trabajo que se esta haciendo en esta Comunidad Autónoma para dar servicio a las personas con enfermedad mental y otro tipo de discapacidades”.

Respecto al concierto de nuevas plazas, Gavín ha afirmado que “los recursos de los servicios sociales deberían ser ilimitados porque nunca cubriríamos todas las necesidades de la sociedad; como Administración estamos obligados a atender a las personas más desfavorecidas o con discapacidad”.