Fraternidad sin Fronteras organiza su XX Rastrillo Navideño para suministrar agua potable a una población keniata

Fraternidad sin Fronteras prepara, un año más, uno de sus eventos más destacados. La ONG lleva mucho tiempo preparando su tradicional Rastrillo Navideño, que se celebrará del 27 al 29 de este mes de noviembre. En su XX edición, el objetivo es recaudar fondos para suministrar agua potable a medio millar de personas en Nakuru-Lare (Kenia).

Zaragoza.- Fraternidad sin Fronteras apela de nuevo a la solidaridad de los aragoneses. Como cada año por estas fechas, la ONG prepara su tradicional Rastrillo Navideño, que se celebrará del 27 al 29 de este mes de noviembre. En este 2016 cumplen su XX edición con el objetivo de recaudar fondos para suministrar agua potable a la localidad de Nakuru-Lare, en Kenia.

Todas las personas interesadas en aportar materiales de cualquier tipo, excepto ropa usada, pueden llevarlos a los locales del Patronato de Nuestra Señora de los Dolores en la calle de Privilegio de la Unión nº 39, todos los miércoles entre las 18.00 y las 20.00 horas. Por otro lado, el horario del rastrillo, que se celebrará en el mismo sitio, será de 10.00 a 13.30 horas por la mañana y de 17.00 a 20.30 horas por la tarde.

También se puede colaborar realizando una donación mediante ingreso en efectivo en la cuenta corriente de la ONG, al número ES452085 5221 71 0331329724. En ese caso, han precisado desde la ONG, se debe informar y dejar constancia del NIF para la correspondiente desgravación fiscal por donativos en el IRPF.

En concreto, el dinero recaudado se quiere invertir en comprar dos tanques de agua de 10.000 litros cada uno, uno para la cocina y otro para el bloque de las letrinas. También se quiere construir un pozo negro con capacidad para 48 metros cúbicos, así como un bloque con una decena grifos para que puedan lavarse después de utilizar las letrinas y otro bloque con seis grifos al lado de la cocina para lavarse las manos y lavar los platos antes y después de utilizarlos para comer.

Para todo ello, la ONG ha calculado que es necesario invertir 3.500 euros y se beneficiaría directamente a medio millar de personas, especialmente niños y jóvenes. Con estas medidas, Fraternidad sin Fronteras busca erradicar o disminuir el impacto en la población de las enfermedades como la malaria, las fiebres tifoideas y la disentería. 

Los mosquitos, explican desde la ONG, traen la malaria y otras enfermedades como las fiebres tifoideas, la disentería e infecciones de piel. Estos insectos se alimentan especialmente del agua estancada y de los restos orgánicos que proceden de las cocinas. En la zona en la que se quiere desarrollar este proyecto tampoco hay posibilidad de lavarse antes y después de comer como medida de higiene porque no hay grifos. Además, las letrinas a las que tienen acceso más de 500 personas al día carecen de un sitio donde lavarse las manos después de utilizarlas y tampoco tienen agua para limpiarlas.