Felicita a Maximiano y a Margarita con el santoral del 22 de febrero

San Maximiano de Ravena fue un obispo venerado por su fervor pastoral, mientras que Santa Margarita de Cortona fue una penitente y mística del siglo XIII
san-maximiano
photo_camera El santoral católico de hoy, jueves 21 de febrero, recuerda al obispo San Maximiano de Ravena y a la penitente y mística Santa Margarita de Cortona

El santoral católico recuerda hoy, jueves 22 de febrero, a San Maximiano de Ravena, un obispo venerado por su fervor pastoral y su dedicación al servicio de la Iglesia. San Maximiano vivió en el siglo V y fue conocido por su celo en la defensa de la fe católica y su compromiso con la unidad de la Iglesia en un período de cambios y desafíos.

San Maximiano fue consagrado obispo de Ravena en un momento en que la Iglesia enfrentaba divisiones y conflictos internos. Se destacó por su firmeza en la fe y su habilidad para conciliar diferencias entre los fieles, promoviendo la unidad y la paz en su diócesis.

Este 22 de febrero, el santoral también homenajea a Santa Margarita de Cortona, una penitente y mística del siglo XIII que experimentó una profunda conversión y dedicó su vida a la penitencia y la oración. Margarita nació en Cortona, Italia, y vivió una juventud disoluta hasta que, después de un encuentro con la misericordia de Dios, se arrepintió de sus pecados y abrazó una vida de penitencia y devoción.

Santa Margarita de Cortona es conocida por su profundo amor por los pobres y los marginados, a quienes dedicó su tiempo y recursos en servicio caritativo. Se retiró a una vida de oración y contemplación en una pequeña celda, donde vivió en humildad y entrega a Dios hasta su muerte.

La festividad de Santa Margarita de Cortona el 22 de febrero nos recuerda la importancia del arrepentimiento, la penitencia y la misericordia de Dios en nuestras vidas. Su ejemplo de conversión y entrega total a Dios sigue siendo una fuente de inspiración y esperanza para los fieles de hoy.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.