Espectacular respuesta de público en la recuperación del carnaval de Agüero

Satisfacción entre vecinos y organización por la recuperación de la “Fiesta d’as mascaretas”. Cincuenta años después, el carnaval reúne en Agüero a cerca de dos mil visitantes durante este fin de semana.

Zaragoza.- “As Majas”, “Os Pozaleros” y los demás personajes tradicionales del carnaval agüerano volvieron a tomar la calle en la tarde noche de este sábado, tras cincuenta años de ausencia. Los más mayores de la localidad, que habían vivido esta fiesta en el pasado, se emocionaron con la reaparición de este carnaval e, incluso, algunos se disfrazaron y participaron de este día histórico.

Alrededor de las seis, el monigote esperaba montado el burro en la Era Patía a que fueran llegando tanto los disfrazados como los visitantes. Media hora más tarde, la plaza estaba llena de personajes singulares, como las brujas de seis patas o el caracolero, un disfraz cubierto por conchas de caracol en alusión al mote comarcal de los vecinos de Agüero, “caracoleros”.

A las seis y media, con la destacada presencia de “As Majas” (mozas vestidas de gala con la cara cubierta por “as mascaretas”) arrancaba la ronda al son de la música de Bufacalibos. Al frente marchaba el “caracolero” con una cohorte de pequeños duendes armados de “chiringas” (jeringas hechas de caña y estopa). Tras ellos, el monigote a caballo de un burro, “as Majas”, los músicos y toda la numerosa comitiva de disfrazados.

La ronda fue asaltada en varios momentos de la marcha por “os Pozaleros”, quienes arrojaron agua y serrín a los visitantes aprovechando los recovecos de las calles, que aparecían engalanadas con pendones.

“Os Pozaleros” o “Fieros” atacaban armados de escobas, rompían la marcha de la ronda y conducían a los enmascarados hacia donde querían. Con sus rostros tiznados, sus zamarras e incluso sus cornamentas provocaban miedo entre la oscuridad.

Visita a los mayores

La “Fiesta d’as mascaretas” tuvo varios momentos emotivos. Uno de ellos fue la alteración del trazado tradicional de la ronda para rendir visita la comitiva a la residencia de ancianos, situada en la parte alta de la localidad, y donde ahora están no pocos de los que fueron partícipes activos de la fiesta hace ahora medio siglo.

Con el estímulo de la fiesta en la calle, muchos mayores aportaron nuevas noticias y detalles al carnaval, como la existencia de unos personajes llamados “Os Toros”, realizados con telas y cuernos o, algunos de los que comieron en el restaurante “La Costera” degustaron un plato típico de la fecha a base de legumbre con “bolas de carnaval”.

Otro momento cumbre fue la llegada a la plaza de la iglesia donde “os Fieros” realizaron otra de sus intervenciones arrojando agua y un monigote desde el campanario. Sonaron las campanas mientras manteaban al pelele y a un par de visitantes. Los músicos de Bufacalibos continuaban con su música y las parejas bailaban jotas de forma improvisada.

La llegada a la Era Patía se abrió con la espectacular intervención de “Os Diaples d’a Uerba”, con un sorprendente y llamativo juego pirotécnico que llenó de ruido y luz la noche, al tiempo que prendía la fogata.

Alrededor de las nueve comenzaba el “baile de mascaretas” con la música en acústico de Bufacalibos de Biella Nuei. Interpretaron señeras piezas de la música tradicional aragonesa, con instrumentos como la gaita de boto, el acordeón, el chicotén, el chiflo o la guitarra y lograron que fueran bailándose estas piezas, mientras su vocalista -Luis Miguel Bajén- se dirigía a los asistentes en aragonés propio de la zona. Una noche animada que continúo en ‘Casa Dudé’, un local tradicional de baile en Agüero, con el dúo Champán.

Desde la organización de “Cosecha de invierno” (Área de Cultura de la Comarca Hoya de Huesca/Plana de Uesca) “se acoge con satisfacción el resultado obtenido por esta intervención y considera que se han establecido las bases para garantizar la recuperación definitiva de una fiesta con elementos singulares que ahondan en la identidad de la comarca y que pueden constituirse en referente para este periodo en todo Aragón”.

“La implicación de todos los vecinos de la localidad, el número de visitantes y curiosos desplazados hasta Agüero y el interés despertado entre estudiosos del folclore, medios de comunicación y distintas productoras es indicio suficiente para valorar muy positivamente el alcance de este evento”, añaden los organizadores. 

Más en SOCIEDAD