El juego en línea, una industria puntera en última tecnología

Jugar en línea es una de las actividades de entretenimiento favoritas entre la población española. Presenta una oferta muy amplia de actividades, la gran mayoría de ellas disponibles en una sola plataforma y que tienen gran presencia en internet. De hecho, desde que dieron el salto al campo virtual a principios de siglo, se han erigido como uno de los campos de pruebas para testar las últimas novedades tecnológicas que van apareciendo en el sector y que, si resultan exitosas, dan el salto a otros ámbitos.

En los principales casinos online, que recogen portales especializados en comparar y analizar sus distintas prestaciones, se pueden ver muchos de estos avances totalmente integrados. Ejemplo de ello es la adaptación de los métodos de pago digitales que en su día fueron innovadores, así como nuevas maneras de alcanzar al público con las producciones de tres dimensiones o las emisiones en tiempo real. A continuación, repasamos aquellos puntos más destacables.

Contenidos muy versátiles

Uno de los aspectos de gran importancia para garantizar el éxito de esta oferta de entretenimiento digital es la adaptación de sus opciones de juego a todos los tipos de pantallas. En sus inicios, era suficiente con la presencia en el ordenador, pero, desde hace algún tiempo, son los móviles los aparatos más utilizados entre la población. Por ese motivo, las prácticas aparecen en modo responsive o, lo que es lo mismo, perfectamente moldeables a cualquier medida de pantalla.

Donde sí que vemos ese punto de innovación destacable es en la combinación entre físico y virtual, llevando la experiencia un paso más allá. Las emisiones en directo se dejan ver en juegos como la ruleta o el blackjack e incorporan, más allá de los vídeos en tiempo real, como si de una videollamada se tratase, la presencia de un croupier de carne y hueso encargado de ayudar y dirigir la sesión. De esta forma, se integra de una manera más natural al jugador y se le traslada a una experiencia nueva alejada de la soledad de las pantallas.

También encontramos, según el operador, una apuesta por la tecnología de tres dimensiones. Sin la necesidad de disponer de unas gafas de realidad virtual, ni ningún otro aparato adicional, utilizan símbolos tridimensionales que dan la sensación a quienes los observa de salirse de la pantalla de forma natural. Eso sucede, sobre todo, dentro del catálogo de las máquinas tragamonedas, donde hay diferentes opciones sin necesidad de realizar descarga alguna y con modos de prueba.

Más allá del catálogo

Desde hace ya algún tiempo, el sistema de pago tan popular en España, Bizum, permite realizar compras en comercios digitales. Entre las pocas empresas que ya acogen esta opción destacan algunos casinos online que, con pocos pasos y siempre desde el teléfono móvil, permiten añadir saldo a la cuenta en cuestión de segundos. En el pasado ya se adaptaron al método de los monederos digitales y a las criptomonedas, dos sistemas que deben su presencia, básicamente, a internet.

La ciberseguridad, por tradición, es otro de los aspectos en los que el juego en línea ha puesto el foco. Debido a su actividad, requiere de un tipo de protección mucho mejor definida que otros sectores. Y así lo han hecho. Cuentan, por ejemplo, con varios métodos de verificación combinables para dificultar la entrada de amenazas y garantizar la protección de los usuarios. A su vez, también usan la tecnología más puntera para monitorizar y encriptar los movimientos de los jugadores dentro de la misma plataforma.

Y terminamos mencionando el sistema de atención al cliente, que destaca por su calidad en la mayoría de ocasiones. A diferencia de otras actividades que tienen presencia en la red, que ponen impedimentos a trámites o son difícilmente localizables, la mayoría de casinos online ofrecen diferentes vías de ponerse en contacto con ellos como, por ejemplo, las llamadas telefónicas 24 horas y todos los días de la semana, el correo electrónico o las comunicaciones a través del chat.