La DPZ homenajea a madres y abuelas por el 8M: “Hoy nosotras somos porque ellas un día fueron”

Un acto que ha contado con la presentación del libro “Las mujeres que fuimos” de la periodista Marian Rebolledo.
El libro recoge diversos testimonios de los oficios femeninos que ya no existen o eran especialmente duros.
photo_camera El libro recoge diversos testimonios de los oficios femeninos que ya no existen o eran especialmente duros.

Poner en valor la evolución que las mujeres han experimentado en las últimas décadas, el sufrimiento y las penurias por las que pasaron sacando adelante a su familia en épocas como la posguerra y haciéndose un hueco en todo tipo de trabajos. Este es el objetivo del acto de celebración del 8M que ha organizado la Diputación de Zaragoza esta tarde, realizar un homenaje a aquellas mujeres, madres y abuelas que lucharon: “Hoy nosotras somos porque ellas un día fueron”, ha manifestado la diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, Manuela Berges.

Un acto que ha contado con la presentación del libro “Las mujeres que fuimos” de la periodista Marian Rebolledo, quien a través del mismo recoge diversos testimonios de los oficios femeninos que ya no existen o eran especialmente duros como vajilleras, modistas o amortajadoras. “Darle voz a mujeres anónimas que nunca se han dado importancia a sí mismas” es la labor que ha realizado la periodista con esta publicación editada por la DPZ, quien se ha quedado maravillada con las historias de superación que le han contado sus protagonistas.

Abarca historias desde los años 30 hasta finales de la década de los 90, aunque, asegura, que hay alguna historia que se remonta a principios del siglo XX. Todo esto gracias a los testimonios de estas propias mujeres que vivieron en sus carnes las situaciones, y de hombres y mujeres sobre historias de sus madres y abuelas. “Me sorprende el cariño con el que hablan de ellas”, confiesa Rebolledo.

Historias tan diversas y de superación como aquella mujer que se quedó viuda con muchos hijos a su cargo y en lugar de mandarlos al hospicio (como solía hacerse en aquellos tiempos) se los quedó y consiguió sacarlos adelante. También mujeres que vivieron “auténticas epopeyas” en la vida y aún así fueron “muy felices”, lo que sorprende a la autora, o aquellas que obtuvieron trabajos duros como ir vendiendo vajilla de pueblo en pueblo.

Con el libro, la autora ha querido sacar a la luz historias “de mujeres normales y corrientes” con oficios femeninos no tan explorados como los primeros oficios como “la primera mujer médico o abogada”. A raíz de esto, la periodista ha animado al público a preguntar a su familia a qué se dedicaban las mujeres de su familia.

LAS MUJERES DE HOY

El acto ha contado además con un mesa redonda bajo el título “Presente y futuro del emprendimiento femenino en la provincia de Zaragoza” en la que tres mujeres emprendedoras han compartido sus experiencias y su visión del emprendimiento. También han tratado los desafíos que tienen las mujeres actuales para poder desarrollarse profesionalmente, humana y personalmente.

En esta mesa redonda han participado la presidenta de Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales de Aragón (Fademur), Carolina Llaquet; la creadora del proyecto digital Soul in the kitchen, redactora de artículos de cocina y experta en asesoramiento gastronómico, Claudia Polo; y la emprendedora y propietaria de Encurtidos Molina, Concha Molina.

El debate ha girado en torno a temas tan candentes como el sector agrario. “Es un mundo en el que los techos de cristal son un poco más bajos, seguimos estando infrarepresentadas en los órganos de gobierno de nuestro sector”, ha lamentado Llaquet, quien ha incidido en la importancia de aportar medidas para conseguir aumentar el número de mujeres en puestos de dirección. Por su parte, Concha Molina, ha admitido que ella no ha tenido ningún problema por ser mujer pero ha apostado por “empezar a cambiar los roles desde dentro de casa”.