Detenidos seis miembros de una familia por vender más de dos toneladas de cobre robado

La Policía Nacional ha detenido a seis miembros de una familia zaragozana por vender más de dos toneladas de cobre robado. Asimismo, han sido arrestados los responsables del establecimiento de reciclaje de residuos que compraron el material. Los arrestados se encuentran en libertad con cargos.

Zaragoza.- Seis miembros de una familia zaragozana han sido detenidos por vender más de dos toneladas de cobre robado. La Policía Nacional entiende que éstos han llegado a “colocar” más de dos toneladas de cobre robado.

En la operación realizada por la Brigada Provincial de Policía Judicial de de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, también se han detenido a otras dos personas responsables de un establecimiento de reciclaje de residuos metálicos, por la presunta receptación del cobre sustraído.

Las ventas que hacía esta familia, según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía consultadas por ARAGÓN PRESS, se correspondían a cable ya pelado y de primera calidad. Todo, según estas mismas fuentes, procedentes de robos o hurtos producidos en instalaciones de alumbrado público, causando, a su vez, importantes perjuicios económicos.

Al parecer, los presuntos autores forzaban las arquetas de conexión de las instalaciones para acceder al cable, que cortaban y posteriormente extraían. Un modus operandi que para la Policía Nacional vislumbra la participación de varias personas, perfectamente organizadas y coordinadas, actuando conjuntamente para sustraer gran cantidad de cableado en cada robo.

Los ocho arrestados han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 2, en funciones de guardia, cuyo magistrado les ha dejado en libertad provisional con cargos.

No obstante, el abogado de la defensa, Juan José Serra, ha señalado que los seis miembros de esta familia no son los verdaderos autores de las sustracciones de cobre, sino otros miembros de este clan de etnia gitana.

Según este letrado zaragozano, habrían utilizado sus identificaciones para cometer esta actividad ilegal, sabiendo que si les localizaban “detendrían a los miembros de esta estirpe con los que tienen rivalidad”. Es más, habrían utilizado la filiación de una persona que estaría muerta.