Desestrésate o siéntete un vikingo con el lanzamiento de hachas en Zaragoza

Desestrésate o siéntete un vikingo con el lanzamiento de hachas en Zaragoza, gracias a la nueva sala de tiro de Hachazone.
Hachazone se encuentra frente al antiguo centro comercial de Plaza
photo_camera Hachazone se encuentra frente al antiguo centro comercial de Plaza

Si tu vengador favorito siempre ha sido Ojo de Halcón y vas buscando una diana en cada bar al que vas para presumir de tu puntería hay un plan en Zaragoza que no te puedes perder. Eso sí, tendrás que estar dispuesto a cambiar los finos dardos por hachas. Sí, por hachas. Y es que lo que es un juego tradicional en Estados Unidos y Canadá ha desembarcado en Zaragoza para, dicen, desestresarte, y dejar salir al indio, vikingo o al leñador que llevas dentro. Ubicada frente al antiguo centro comercial Plaza (dentro de la galería de Tiro Shooting Rang), Hachazone, la primera sala de tiro con hacha en Zaragoza, dispone de cuatro calles con otras tantas dianas para demostrar tu habilidad con el tiro.

Con hachas de alrededor de un kilo de peso, y las correspondientes explicaciones del instructor sobre cómo lanzarlas, comienza el juego. En cada una de las calles pueden lanzar, por turnos, hasta cuatro personas (también está la opción individual) y el que gana, como en los dardos, es aquel que más puntos acumule. Estos dependerán de la peripecia que tengan al conseguir dejar el hacha lo más cerca del centro de la diana. Cada sesión de lanzamientos tiene una duración de una hora y los precios varían en función de los participantes y del día de la semana. Durante el fin de semana, una sesión individual tiene un precio de 25 euros, de 40 para dos lanzadores, de 50 para tres y de 60 para cuatro.

Entre semana, al lanzador individual le costará 20 euros poner a prueba su habilidad, mientras que si son dos, tres o cuatro jugadores el precio se reducirá en diez euros respecto al fin de semana. Desde Hachazone aseguran que es una actividad sencilla en la que pueden participar menores a partir de los 12 años, siempre y cuando vayan acompañados de un adulto y con una autorización bajo el brazo.

Desde un regalo para "dar en la diana" hasta despedidas de soltero, eso sí, como previa a los cócteles o un "team building". Hachazone acoge desde su apertura diferentes tipos de evento para demostrar que se es un "francotirador de hachas". Las únicas advertencias son coger el hacha por el lado correcto (el otro corta), llevar calzado cerrado para evitar posibles cortes en caso de caída y hacer caso en las recomendaciones del instructor dentro de las calles.

Además, para reponer fuerzas entre lanzamiento y lanzamiento, Hachazone cuenta con un bar-cafetería en el que disfrutar de hamburguesas, croquetas y demás platos para afinar, todavía más, la puntería.

Más en SOCIEDAD